¿Cómo solucionar los errores de la Declaración de la Renta?

Si te has dado cuenta de que tu Declaración de la Renta ya presentada contiene algún tipo de error debes subsanarlo para evitar que la Agencia Tributaria te sancione.

declaracion renta

El miedo a Hacienda suele ser un temor común. Sin embargo, a la Agencia Tributaria no hay que temerla, simplemente hay que hacer las cosas bien para no tener problemas con ellos. Pero, ¿qué pasa cuándo no las haces bien y te das cuenta a tiempo? En realidad, justo ahora que nos encontramos aún sumidos en la campaña de la Declaración de la Renta puede ocurrir que hayas presentado mal tu declaración. Si es así, bien porque te has olvidado de algún detalle de deducciones, bien porque has olvidado incluir algún ingreso o bien que alza el total de tu declaración, no te preocupes, todo tiene solución.

La solución para subsanar los errores de la Declaración de la Renta se llama declaración complementaria. Este documento se presenta siempre que un contribuyente quiere rectificar datos, sean del tipo que sean, en una declaración ya presentada. Es decir, solo tendrás que utilizarlo si en tu caso presentaste ya los impuestos. Si todavía no los has presentado, recuerda que tienes hasta el 30 de junio para confirmar tu borrador, para modificarlo con Renta Web o para presentar el modelo 100 con la ayuda del programa PADRE. En ese caso, simplemente cambia los datos sin más, ya que a Hacienda no le habrá llegado nada.

La declaración complementaria

La declaración complementaria se puede presentar de manera telemática o presencial. En realidad, el documento en sí mismo es genérico para todos los impuestos explicando las motivaciones que han llevado a su presentación. A partir de ahí se deben subsanar los fallos con una nueva declaración correspondiente al tributo mal presentado en la que se indiquen los datos válidos. Una vez has liquidado esta fase, es muy probable que te preguntes ¿qué ocurre después de presentar la declaración complementaria? En realidad, Hacienda la revisará y si te la da por buena te enviará una nueva hoja de pago de ser el caso de que haya salido positiva. Esa hoja la puedes llevar al banco o, en caso de que hayas domiciliado el cobro, simplemente espera a que te lo liquiden en automático de tu cuenta.

Si la declaración complementaria hace que tengas una Declaración de la Renta negativa, Hacienda te abonará el dinero que te corresponde una vez haya comprobado los datos y de por validada tu declaración. Recuerda que si bien el plazo de la presentación se termina el 30 de junio, la Agencia Tributaria tiene hasta finales de año para poder abonarte el dinero que sea tuyo sin intereses. A partir de enero, como ocurre en el caso de los contribuyentes, deberán pagarte lo que te deben más los intereses estipulados en ese momento.

Los problemas de presentar mal la Renta 2015

Cuando se dice que a Hacienda hay que tenerle miedo, en la mayoría de los casos está injustificado. De hecho, la Administración no multa porque sí, sino que lo hace cuando ve indicios de intento de fraude en la gran mayoría de los casos. De hecho, las multas y sanciones pertinentes por presentar con errores la Declaración de la Renta no te llegarán si eres tú mismo el que se los comunica a la Agencia Tributaria mediante una declaración complementaria.

Pero, ¿qué pasa si no lo haces? Muchos contribuyentes piensan que cuando hacen algo mal en la declaración que les favorece económicamente habrá pasado el susto en cuanto Hacienda compruebe y apruebe la declaración presentada. Esto es un error. Hay que recordar que en la Agencia Tributaria se reservan el derecho de revisar las declaraciones hasta cuatro años después. Eso significa que en cualquier momento puede aparecer Hacienda reclamándote el error cometido. Si tú en ese tiempo se lo haces saber, tan solo tendrás que abonar el monto final y el recargo por presentación fuera de plazo. Sin son ellos los que lo descubren de oficio, te impondrán una sanción económica y podrían solicitarte el pago de intereses en caso de que te retrases con el pago.

En ese sentido, es mejor revisar dos y hasta tres veces las cosas para evitar errores. Pero, en el caso de que los tengas, tal y como te hemos explicado hoy, no tienes de qué preocuparte una vez presentes la declaración complementaria correspondiente para saldar esos fallos que han ocurrido con tu Declaración de la Renta.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...