¿Cómo se crea y cómo se destruye empleo en España?

El empleo en España es en realidad una utopía. Sin embargo, hay todavía sectores que crecen, y grupos de población que se benefician más que otros de las contrataciones más nuevas.

desempleo

Que en España tenemos un gran problema que se llama paro es algo que nadie pone ya en duda. De hecho, todos los sectores de la población, de todos los niveles de estudios, de todas las profesiones y oficios, y de todos los segmentos en los que podemos dividir a la sociedad se han visto afectados por un lastre que será no solamente nuestro problema actual, sino también el futuro, porque las cotizaciones que se exigen para tener pensión no parecen ir acorde con la situación real que se vive. Aún así, el paro no nos afecta a todos por igual, y lo que vamos a intentar hacer hoy es comprender a quién más, a quién menos y cómo se crea y cómo se destruye empleo en España.

Los más jóvenes van tirando con contratos de formación

El alto coste laboral que supone la contratación en España, hace que los más jóvenes, y hablamos de una franja de edad de los 18 a los 20 años puedan beneficiarse de contratos de formación que a la empresa le salen realmente baratos. Claro que los salarios de los que hablamos, al no tratarse de jornadas completas de 8 horas, también son bastante precarios. Y por lo general, tras ese período, no acaban transformándose en trabajadores en sí mismos. Aquí, aún se genera empleo, pero realmente precario.

Otro de los colectivos que parece beneficiarse de la escasa contratación que se está llevando a cabo en España es el de los mayores de 50. El primer trimestre de 2014 ha generado para ellos 23.800 nuevos ocupados. Y además, entre los mayores de 40 años, se han creado 140.000 nuevos puestos de trabajo. Los que peor están son los rangos intermedios; es decir entre las edades de 24 a 39 años.

Por sectores, los que crean empleo siguen siendo, aún pese a la escasa demanda del mercado, el sector servicios. La agricultura empieza también a ser uno de los más destacados a la hora de encontrar trabajo. Sin embargo, los contratos nuevos que se firman suelen ser de media jornada o a menos de jornada completa, siendo éste último el de menor implantación y del que más puestos de trabajo se siguen destruyendo en la actualidad.

Aunque puede que haya datos a los que nos queramos aferrar para verle un punto positivo a todo esto, no parece que la situación esté como para pensar en comprar cohetes. La cosa va, si no se le pone freno, para largo…

Vía: Cinco Días

Imagen: stavros karabinas

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...