¿Cómo negociar un salario o pedir un aumento en tu trabajo?

Si no llegas a final del mes o tienes mayores aspiraciones, deberías tomar nota de las cosas que se deben tener en cuenta antes de negociar tu sueldo, o de intentar lograr un aumento.

salario

En los tiempos que corren para la mayoría encontrar trabajo es una prioridad. Es cierto que vivimos en un mercado que se ha vuelto precario y en un momento en el que el desempleo es realmente elevado. Sin embargo, desde A Fin de Mes ya os hemos dado algunas pistas sobre cómo encontrar trabajo en la época estival en nuestra Guía para no dejar escapar las ofertas de empleo del verano, y hoy queremos dirigirnos a todos aquellos que, o bien van a enfrentarse a una entrevista laboral en la que quieren negociar su sueldo, o bien pretenden pedirle un aumento a su actual empresa.

El asunto resulta casi siempre peliagudo y se suele decir que cuando estamos en una entrevista laboral hay que hablar de todo menos del sueldo. Realmente, esto es un error, porque sería casi como decir “me interesa lo que me ofreces, sin importar lo que me vayas a pagar”. Ese razonamiento puede sonar bien para un momento en el que los candidatos se acumulan en las ofertas laborales, pero las empresas también saben valorar a alguien que conoce su valía, siempre y cuando sus objetivos estén dentro de lo que se ofrece en el mercado y que la empresa los pueda asumir. Por esa razón, vamos a darte algunos consejos que te serán de utilidad para enfrentarte a ese momento.

Cosas a tener en cuenta para negociar un salario

Conocer el mercado actual

Si vas a pedir que te paguen más dinero, lo primero será entender si realmente lo que solicitas es factible. Aunque cada empresa es un verdadero mundo y pueden pagarte cantidades muy distintas según una u otra haciendo incluso el mismo trabajo, la realidad es que conocer el pago medio de los profesionales en tu sector y en tu zona te ayudará mucho a entender si tus expectativas son o no factibles. Puede que de todos modos te equivoques, pero desde luego, no será una metedura de pata demasiado grande como para que el jefe de la empresa piense que algo no va bien contigo. Por esa razón, siempre antes de pedir un aumento o negociar el sueldo en una nueva empresa debes conocer a fondo lo que se cobra como profesional de tu ramo, y sobre todo, debes saber hasta qué punto puedes considerarte un rango medio, o un profesional con experiencia para moverte entre esas cifras. Tú sabes cómo haces tu trabajo, y eso también ha de ser valorado.

Lógicamente, las condiciones de la propia empresa en el mercado también van a hacer que ese salario que pretendes negociar pueda variar. No es lo mismo una empresa que no es líder en su sector y de dimensiones más bien reducidas, que una que sí es líder y que además tiene un gran tamaño. Considera esta variable y revisa las diferencias de salarios por los mismos puestos en pymes o empresas medianas para no equivocarte en ese sentido.

Cosas que deberías hacer para pedir un aumento

  • Esperar a que sean los superiores los que den el paso: pero si no lo dan, debes tener iniciativa propia. Recordarles cuales son tus expectativas, además de las nuevas tareas que podrías asumir. Quien no lo intenta, jamás lo consigue, pero esperar al momento adecuado puede ser una de las mejores ideas para hacer que la balanza se incline en tu propio favor.
  • Céntrate en los datos: puede que un aumento de salario o una negociación favorable tenga mucho que ver con sentimientos: sin embargo, cuando se pretende conseguir el objetivo, lo mejor es dejarlos fuera de esa negociación. Lo ideal en este caso es precisamente lograr mostrar tu valía, y todos los logros que hasta la fecha has conseguido tanto en esa empresa como en las demás que conformen tu experiencia laboral.
  • Puedes poner tu propuesta por escrito: aunque todo dependerá de cómo funcionen las cosas en tu propia empresa, lo cierto es que a veces por escrito, las cosas se entienden mejor. En una especie de carta podrás revisar todo aquello que estás diciendo y valorar, con mayor detalle, sí realmente es exactamente aquello que querrías decir. Expón tus aspiraciones, pero también tus cualidades y logros para dejar claro que no solamente es una cuestión de pedir por pedir.
  • Los otros términos son también importantes: a veces, no se trata solamente de negociar un salario, sino también el resto de condiciones. Los incentivos de la empresa y otras condiciones pueden poner la balanza a tu favor incluso con cantidades más bajas que en otras ofertas.

¿Has negociado alguna vez tu sueldo o solicitado un aumento de salario en tu empresa actual? ¿Cómo ha ido?

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...