¿Cómo me afecta la bajada del impuesto IRPF?

El gobierno ha anunciado una bajada de impuestos que se aplica a partir de julio de 2015. Te explicamos cómo funciona y cómo te afecta.

impuesto IRPF

El gobierno aprobó, para muchos con fines electoralistas, para otros porque tocaba, una nueva bajada de impuestos. En realidad, los tramos se recortan anualmente un 0,5%, aunque su aplicación a partir de julio de 2015 hace que a partir de esa fecha sea un 1% en lo que queda del año. Una fórmula que no convence a contables y asesores que aseguran que será mucho más complejo hacer las declaraciones y explicarle al ciudadano de a pie cómo funciona este nuevo cálculo en la carga fiscal. Precipitado como nunca, lo que no se puede negar es que la ley es ya un hecho, y por lo tanto, con esta crítica por delante, lo que más nos interesa es que entiendas cómo te afecta esta bajada repentina del IRPF.

Para poner las cosas en contexto antes de pasar a los ejemplos concretos, hay que recordar que el ejecutivo había aprobado ya el año pasado una rebaja en el IRPF de todas las rentas. En realidad, lo que se producjo fue una reducción de los tramos de la que ya te hablamos, y a cada uno de los tramos se le atribuían porcentajes concretos más bajos que los anteriores en 2015. A partir de 2016, suponiendo que el déficit iba a controlarse, llegarían aún más rebajas. Lo que se ha hecho es adelantar esas rebajas a lo que queda de año. Es decir, a partir de julio las rentas tributan como en 2016. Pero hasta julio lo hacen con el tipo de 2015. En resumen, lo que tenemos es una reducción efectiva de los tipos en un 0,5%. No te preocupes si no acabas de enterarte, con los siguientes ejemplos te quedará mucho más claro este ahorro fiscal.

Cuánto ahorro con la rebaja del IRPF

El ahorro que se produce con la rebaja del IRPF depende mucho del perfil de trabajador, autónomo o ahorrador al que se haga referencia. En realidad, la rebaja efectiva desde el 1 de julio hace que cambien las retenciones en la nómina, y también que cuando tengas que presentar la Declaración de la Renta, el importe sea inferior. Sin embargo, hay rentas que apenas notarán la diferencia en el día a día, y otras que sí dispondrán de una mayor liquidez, aunque ello no sea tan positivo a la hora de presentar después la Declaración. Vamos a ver los ejemplos concretos:

  • Autónomos: a este colectivo se le han rebajado las retenciones en cuanto a los profesionales. Han pasado de pagar el 19% de sus ingresos, a que se le retenga solo un 15%. Exacta cantidad que cuando el ejecutivo actual llegó al gobierno. Eso quiere decir que el autónomo va a tener la misma liquidez que antes, al menos, si mantiene ingresos similares. Sin embargo, esa retención más baja, sigue siendo alta para las rentas más pequeñas ya que un trabajador que gane menos de 12.000 euros tiene retenciones mínimas, mientras que al autónomo no le dan esa posibilidad. El otro lado de la moneda está en los autónomos que más facturan, los cuales tendrán más descontroladas las cuentas y es probable que tengan que pagar a Hacienda con este cambio.
  • Rentas de trabajo: Todas las rentas del trabajo pasan a tributar a un tipo inferior en 0,5 puntos al estipulado para 2015. Es decir, en el caso de las rentas que no llegasen al tope de 12450 euros el tipo real será del 19,5% y no del 20%. En 2016, éste bajará aún más, y se colocará en el 19%. Lo mismo en los siguientes tramos, donde se pasa, por ejemplo en el segundo del 25% al 24,5% hasta los 20.200 euros. El problema en este caso es que los contribuyentes que están en el tercer tramo no se han beneficiado de una rebaja real ya que, al cambiar el número de tramos han pasado a tener límites superiores y por lo tanto, se paga más.
  • Rentas del ahorro: en el caso de los ahorradores españoles, esta rebaja del IRPF también va a traer cambios respecto a la tributación. De hecho, vuelve a ocurrir lo mismo, y se adelanta una rebaja del 0,5% en los diferentes tramos. Aún así, dado que los intereses actuales del dinero no son demasiado elevados, los que mayor ventaja van a obtener serán los que tributan a los tipos más altos y tienen más capitales ya que a ellos les resultará un saldo superior de dinero disponible por la caída de las rentenciones. Eso sí, la bajada es idéntica para todo el mundo.

Aunque las bajadas de impuestos siempre son bienvenidas, sobre todo en tiempos como los que corren actualmente, la verdad es que de momento el ejecutivo actual solo ha conseguido que rebajar a la mitad todos los impuestos que ha subido en la legislatura. Y sabiendo que el IVA y los demás indirectos no se van a tocar, no parece que vayamos a pagar menos que en el pasado. Al menos, no hay nada que así lo certifique por mucho que los grandes titulares estén en primera plana indicando lo contrario.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...