¿Cómo funcionan las devoluciones mínimas y máximas de las tarjetas de crédito?

Este tipo de cláusulas impiden en la mayoría de los casos que tengamos que devolver una gran cantidad de dinero, pero nos limitan en cuanto al ahorro de intereses.

tarjetas

En muchos casos solemos dejarnos llevar por ofertas fáciles que nos ponen crédito en la mano de forma rápida, desconociendo el funcionamiento de estas en el fondo, y sobre todo poniendo en serio riesgo la economía doméstica.  En este caso queremos hablar concretamente de lo que ocurre con las tarjetas de crédito, que han aumentado en número y en oferta de fórmulas de pago adaptadas a todas las necesidades. En este caso te contamos ¿Cómo funcionan las devoluciones mínimas y máximas de las tarjetas de crédito? en los casos genéricos y por las normas que suelen utilizar la mayor parte de las entidades, aunque para conocer el tuyo tendrás que recurrir al contrato que firmaste o a tu oficina más cercana.

Las tarjetas de crédito nos dan la oportunidad de gastar un dinero que no tenemos. Pero hay que tener en cuenta las condiciones en las que vamos a devolver ese capital que hemos solicitado y lo que nos van a cobrar por hacerlo. Aunque cada uno de los bancos y entidades establece para sus productos un determinado tipo de interés e incluso una comisión por disposición de manera general, o por uso de la tarjeta en cajeros automáticos para obtener efectivo, en este caso queremos hacer énfasis en la importancia de conocer, además de esos datos que siempre preguntamos, dos conceptos de los que no siempre estamos tan al tanto, y son vitales: las devoluciones mínimas y máximas de las tarjetas de crédito.

Devolución mínima. Se trata de una cuota sobre el importe total del crédito que nos puede dar dicha tarjeta. Por ejemplo, si es del 3%, no se calcula sobre lo dispuesto, sino sobre el total de la suma a la que nos está permitido llegar. Si tenemos pues una tarjeta que permite una liquidez de 2000€, con dicho porcentaje, la cuota mínima mensual no podrá ser nunca inferior a los 60€.

Devolución máxima. Para garantizar que pagamos los intereses y que a la entidad le queda una ganancia, en el caso de las tarjetas de crédito se suele poner un máximo a la cuota a pagar. Así, por ejemplo si fuese de un 20%, en el caso propio sería como máximo de 400€ la cuota mensual. Aunque quisiésemos pagar más para liquidar pronto la deuda, no nos lo permitirían obligándonos a pagar los intereses del siguiente período de cobro.

Para liquidar anticipadamente las deudas habría que recurrir a la cancelación del crédito, aunque casi siempre hay una comisión por amortización, tanto parcial como total.

Imagen: Dubas

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...