¿Cómo funciona la Declaración de la Renta si somos pareja de hecho?

¿Formas parte de una pareja de hecho y tienes que hacer la Declaración de la Renta en esa situación por primera vez? Pues, presta atención, porque tienes que tener en cuenta algunas peculiaridades.

Pareja de hecho hasta que Hacienda nos separe

En lugar de casarte con tu pareja has decidido darte un tiempo y comenzar a vivir juntos; como todo iba bien, decidiste dar un paso más todavía antes de casarte, y formalizaste tu relación como pareja de hecho, una de las posibles formas para registrar legalmente la unión entre dos personas en España. De hecho, son muchas las personas que deciden dar este paso como previo al matrimonio, o incluso quiénes lo sustituyen por tal. Sin embargo, aunque sea una fórmula válida para dar mayor validez legal (con la consecuente reclamación de derechos), ser pareja de hecho y matrimonio, a efectos fiscales, son dos cosas muy diferentes. Precisamente de ello, dado que ya se ha iniciado la campaña de la Renta 2016, queremos hablarte hoy.

Todo marchaba viento en popa, tanto que hasta encontraste trabajo y también tu pareja, lo que os daba otra posibilidad de hacer juntos, por primera vez, algo nuevo e impensable: la Declaración de la Renta, y además la declaración conjunta. Pero, mira por cuanto, va a ser que no; pareja de hecho con Hacienda, no. De hecho, algunas personas terminan por darse por vencidas ante la negación inicial de matrimonio y acaban pasando por el juzgado con la única intención de ahorrarse unos euros en impuestos. ¿Será tu caso? Echa un vistazo a todas las semejanzas y diferencias que relatamos a continuación:

Declaración de la Renta: matrimonio vs pareja de hecho

La letra de la canción nos viene al pelo: “No es lo mismo ser que estar”. No es lo mismo ser pareja de hecho que estar casados. No es que sea mejor ni peor, pero “no es lo mismo es distinto”. El Tribunal Constitucional dice que “el matrimonio y la convivencia extramatrimonial no son situaciones equivalentes”, sino realidades jurídicamente distintas. Y, ya sabes, si topamos con realidades jurídicas, ahí está Hacienda para hacerlas valer.

El derecho de familia se ocupa de los presupuestos y formalidades exigibles a las diferentes realidades familiares con eficacia civil, derechos y deberes entre quienes los conforman, separación y disolución del vínculo matrimonial o la relación de hecho, régimen de bienes, filiación y adopción, relaciones de patria potestad en el ámbito personal y patrimonial, tutela, curatela y guarda de hecho.

Si se quiere iniciar una convivencia y se plantea uno contraer matrimonio o ser “pareja de hecho”, deben conocerse las diferencias entre ambos estados que representan la unión legal entre dos personas. Teniendo en cuenta, además, que dependiendo del lugar de residencia, las obligaciones o derechos pueden variar.

Matrimonio y pareja de hecho: características comunes

La regulación de la defunción sin testamento de uno de los miembros de la pareja, dependerá de cada comunidad autónoma.

Pensión de viudedad reconocida. Para la pareja de hecho es necesario acreditar un periodo de convivencia de 5 años previo a la defunción y que los ingresos del superviviente no superen el límite que establece la Seguridad Social.

En cuanto a la adopción, se reconoce la capacidad conjunta o sucesivamente por ambos cónyuges o por una pareja unida por análoga relación de afectividad a la conyugal.

Hijos en común: en derechos y obligaciones como padres, no hay diferencia legal entre pareja de hecho y matrimonio. Los derechos de los hijos están protegidos en todos los ámbitos y en todas las comunidades.

Matrimonio y pareja de hecho: diferencias fundamentales

El Estatuto de los Trabajadores no contempla vacaciones por unirse en pareja de hecho, salvo que el Convenio Colectivo al que esté adscrito el trabajador lo prevea.

En cuanto a ruptura de pareja y pensión compensatoria para el miembro desfavorecido, si no está regulado por las comunidades autónomas, será el juzgado quien determine si procede o no el derecho a la pensión.

A la pareja de hecho no se le aplica, por defecto, el régimen de gananciales, ni de separación de bienes. Pero, como en el matrimonio, pueden pactar e inscribir en el registro, o en documento público, un convenio que recoja el régimen económico deseado.

En cuanto a la fiscalidad, los miembros de una pareja de hecho no pueden tributar en el modo de declaración conjunta del IRPF. ¿Cómo se debe, entonces, presentar la declaración de la renta?

Soluciones en Renta para parejas de hecho

Bueno, ya sé que te hacía mucha ilusión hacer la Declaración conjunta, pero no te desanimes, que siguiendo con la letra de la canción (que, por si no te habías dado cuenta todavía, es de Alejandro Sanz): “Tengo pomada pa’ to’ los dolores. Remedios para toda clase de errores. También recetas pa’ la desilusión”.

Ni las parejas de hecho, ni las parejas sin vínculo matrimonial, se consideran unidades familiares y, por tanto, no pueden realizar la declaración conjunta, por eso cada uno de los dos contribuyentes deberá presentarla de manera individual.

  1. Hijos en común: si ya habéis tenido hijos en común, uno de los dos cónyuges puede realizar la declaración con su hijo formando la unidad familiar, y el otro debería presentar la declaración de forma individual.
  2. Reducciones: sería la misma situación legal que una familia monoparental, pero con una diferencia negativa en estos casos, ya que aunque el contribuyente conviva con el padre o la madre de alguno de los hijos, no se podrá beneficiar de la reducción de 2.150 € en la base imponible, ni de la reducción de 3.400 € anuales que se aplica en el caso de unidades familiares integradas por ambos cónyuges como en el matrimonio.
  3. Beneficios: eso, sí, como cualquier otro contribuyente, cada uno de los miembros de la pareja de hecho podrá beneficiarse del mínimo personal, de 5.550 €, y del mínimo por descendientes en el caso de que haya hijos, de 2.400 € para el primer hijo, 2.700 € en el caso del segundo hijo, 4.000 € para el tercer hijo y 4.500 € euros para el cuarto hijo y siguientes.

Bueno, pues ya lo ves, de cara a la Declaración de la Renta, si no quieres casarte, al menos te compensa tener hijos, cuantos más, mejor porque como pareja de hecho las opciones son escasas. Quizás es el momento de plantear un cambio en la fiscalidad que recoja este tipo de unión. De hecho, son muchas las asociaciones que lo vienen exigiendo desde hace tiempo. Sin embargo, por el momento, el que quiera ahorrar dinero fiscalmente hablando, no va a tener más que remedio que pasar por el juzgado a formalizar su matrimonio. Eso, o a seguir pagando de más en la mayor parte de las ocasiones. Es muy injusto, pero de momento, es así….

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...