Cómo evitar que te multen y aprovecharte de las rebajas por pronto pago

Las multas pueden desbarajustar cualquier economía que llega justa a final del mes. Por esa razón, hoy queremos darte algunos consejos sobre cómo evitarlas, y también sobre cómo pagar menos si acaban poniéndotelas.

multas

Las multas pueden convertirse en un gran dilema, sobre todo, cuando llegamos muy justos a final del mes. De hecho, que nos impongan una sanción puede complicarnos bastante las finanzas. Por esa razón, es importante tomar medidas para evitarlas, pero al mismo tiempo, resulta realmente relevante seguir algunos consejos si nos las imponen. Retrasar su pago puede salirnos todavía más caro, bien porque nos suman intereses, bien porque nos eliminan el importe de las reducciones a las que tenemos derecho. En este caso, vamos a contarte todo lo que debes saber sobre este tema.

Para empezar, cabría tener en cuenta que las principales multas que se reciben son las de tráfico, y las multas de la Administración. Sin embargo, sin considerarse propiamente multas, también las sanciones que nos imponen las entidades de crédito por no pagar a tiempo las letras o las cuotas de préstamos que hemos solicitado, suponen un problema para llegar a final del mes. Por esa razón, al menos a estas tres, hay que tenerlas siempre en el punto del mira, para poder evitarlas en la medida de lo posible.

Evitando las multas

Aunque evitar las multas debería ser algo que fomentemos independientemente de nuestra situación económica. En realidad, se trata de mantener una conducta cívica, que será positiva para nosotros y para los que están en nuestro alrededor. Pero también es cierto que por ejemplo las multas de Tráfico no siempre se ponen en las situaciones más justas. Hay radares colocados solo para cazarnos en zonas en las que sí se podría aumentar la velocidad y no son puntos negros. Dicho esto, está claro que habría que estar más atentos, sobre todo si queremos evitarnos un susto que a veces nos ataca bien el bolsillo.

Respecto a lo de Hacienda y otras Administraciones Públicas, en realidad, hay que comprobar bien los datos, tener el calendario a mano para que no se nos pase ninguna fecha, y también, siempre que haya un malentendido, procurar solucionarlo enviando a la Administración todos los datos que nos soliciten y explicaciones para aclarar los hechos. No siempre la Administración va a procurar cazarlos. Y más veces de las que se cuentan, las cosas se arreglan hablando.

Problemas con los créditos bancarios

En el caso de las sanciones, intereses, y comisiones por pagos con retraso de las entidades bancarias, es necesario mejorar la planificación económica para evitarlos. De hecho, existen actualmente muchos productos nuevos, como por ejemplo las tarjetas Revolving que sin necesidad de pagar de más te ofrecen la oportunidad de ajustar tu cuota mensual según las circunstancias. Con ellas, lo que harás es hacer compras como con una tarjeta de crédito hasta el límite que te lo permita la concesión. A partir de ahí, tienes la flexibilidad de pagar una cuota diferente cada mes. Esa cuota la eliges tú, y hay un límite mínimo y máximo que la entidad debe comunicarte en el momento de la contratación.

Si prefieres mantener las tarjetas de crédito, lo mejor es siempre optar por una modalidad de pago que no sea demasiado ajustada en el tiempo. Es decir, que si surge un imprevisto, no vayas a verte apurado para enfrentar el pago. Si esto ocurriese, siempre conviene ponerse en contacto con la entidad para poder llevar a cabo una negociación. No siempre funciona, pero es preferible eso a quedarse cruzado de brazos. Además, el mero hecho de dar la cara podría ser positivo en caso de que tengamos impagos y esté en riesgo la reconcesión o renovación de esa tarjeta de crédito.

¿Qué hacer si te multan?

Si has probado a evitar las multas, las sanciones o el pago de intereses y no lo has logrado, lo mejor será buscar las fórmulas para aprovecharse de las rebajas que nos ofrecen con pagos anticipados. Cuanto más dejes pasar el tiempo, mayor será la cantidad de dinero que hay que pagar, y más difícil se te hará. Por eso, en caso de que dispongas de la posibilidad de solicitar un préstamo, o de recurrir a una tarjeta en la que los plazos sean más flexibles, conviene hacerlo en el caso de las multas de tráfico y de la Administración. En general tienen un 50% de descuento, y es mucho el dinero que te ahorras por pagar en caso de que no vayas a recurrir.

Recuerda que cuando aceptas el pronto pago, renuncias a la posibilidad de recurrir la sanción. En ese sentido, debes analizar si realmente es conveniente hacerlo o no. Es verdad que muchas veces no compensa, pero otras, en las que sabes que podrías ganar, tener un asesor -como por ejemplo el que se ofrece en algunos seguros- podría ayudarte a no tener que enfrentar ningún pago.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...