Cómo evitar enredarte con los descuentos en rebajas

Los descuentos que se aplican en rebajas no siempre son tan claros cómo te gustaría. Hoy te mostramos algunas de las propuestas para que sepas calcular en cualquier momento el precio y la rebaja.

descuentos

Las rebajas son una de las épocas del año en las que más se consume. Lo cierto es que puede ser un buen momento para encontrar gangas y verdaderos chollos, pero también un instante para terminar por gastarte más de lo que esperas y terminar por acabar con tu presupuesto. Aunque la normativa sobre las fechas de las rebajas se ha eliminado, sí que es cierto que se mantienen vigentes los demás requisitos para poder ser legales. Y eso no implica que se cumpla en todos los comercios.

Como sabes, las rebajas suponen sacar la ropa de la temporada actual y colocarla con un precio inferior aplicando un descuento que debe ser visible para el cliente. Aunque en muchas otras ocasiones hemos visto negocios que lanzan promociones relacionadas con prendas de temporadas mucho más antiguas y que incluso presentan taras, hoy no queremos hablarte de esas irregularidades sino de las que tienen que ver con el modo de aplicar los descuentos. Hoy te vamos a enseñar unos cuántos trucos para que nunca te equivoques en el cálculo del precio en rebajas.

2×1 ó Prendas por x euros

Cuando los negocios, sobre todo aquellos que tienen que ver con moda eligen la fórmula de los descuentos por packs, es decir, si utilizan un precio único para que te lleves una selección de prendas, deberías calcular el precio total de las prendas sin el descuento, y después ver cuánto te has ahorrado en porcentaje para saber si realmente es tan interesante el precio que te proponen o no. Además, en este caso debes estar seguro de que todo ese lote te hace falta. Si te llevas tres cuando solo necesitas dos puede que te estés gastando más y que finalmente acabes por pasarte del presupuesto que te habías propuesto inicialmente.

Segunda unidad con descuento

La segunda unidad con descuento también suele tener un truco para poder “engañarte” sobre el precio final del producto que estás comprando. En realidad, la primera prenda la pagas al precio original y el descuento se aplica sobre la segunda, y de menor valor. Así si por ejemplo tienes dos objetos, el primero por 20 euros y el segundo por 10 euros con un 70% de descuento, estarás pagando por los dos 23 euros, en lugar de los 30 euros habituales antes de las rebajas. Eso supone un descuento de poco menos del 25%. Al final, no resulta tan barato como te podría parecer en la etiqueta. Al menos no en un primer vistazo.

Descuento sobre el precio rebajado

Cuando una tienda aplica una rebaja sobre el precio que ya está rebajado el consumidor también suele confundirse. De hecho, si supones que te gusta un abrigo que antes de las rebajas costaba 100 euros y tenía un descuento del 50% quedándose en 50 euros, al que hay que añadir ahora un 10% de descuento adicional, la rebaja total colocaría a este abrigo con un precio final de 45 euros. Si lo aplicas sumando ambos porcentajes, algo que es incorrecto pero que muchas personas calculan mal y se llevan sorpresas al llegar a casa sería de 40 euros.

Lo cierto es que cada vez más los consumidores se han convertido en más inteligentes. Sin embargo, en muchas ocasiones, se dejan llevar por cálculos improvisados ante las aglomeraciones por las compras en rebajas, y también por querer hacerse con las unidades que quieran sin dejar pasar lo que parece un chollo que hay que conseguir sí o sí. Creo que la verdad el mejor consejo para poder aprovecharte de las rebajas lo mejor del asunto es acudir al sentido común, a una planificación más controlada y a mantenerte dentro de un presupuesto adecuado a tu situación financiera.

¿Eres de los que habitualmente te sientes presionado por las rebajas y por el gasto que debes hacer en ellas o, más bien eres de los que siempre acaba por sentirse orgulloso de lo que consigue en este período? En todo caso, aprovechando los últimos consejos que podemos darte antes de cerrar este artículo, recuerda revisar bien que se cumpla la normativa y exige el tiempo de devolución que marca la ley en caso de que la prenda no te convenza finalmente. Eso implica que son 14 días para las compras por internet y 30 días para la compra en las tiendas físicas.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...