Cómo estar más motivado en el trabajo y ser más productivo

Conseguir estar motivado en el trabajo puede traerte mejores experiencias laborales, personales y económicas. Hoy analizamos cómo conseguirlo con algunos consejos clave.

empleo

El mundo laboral no está como para tomárselo a broma. El desempleo continúa en niveles insólitos, y casi siempre los trabajos son temporales y precarios. Sin embargo, si estás de suerte, como se suele decir con una situación como la que vivimos actualmente, y tienes un trabajo que te gusta, buscar la motivación para resultar más productivo es sinónimo de mantenerte en tu puesto, aportar valor a la empresa, y quién sabe si el día de mañana acabar por convertirte en alguien con opción a un ascenso.

Aunque profesionalmente buscar la motivación sea clave para mejorar en el puesto de trabajo, también lo es por la parte personal. Si estamos contentos con lo que hacemos, no solamente hacemos las cosas de mejor gana y con mejores resultados, sino que también nos sentimos mucho mejor cuando llegamos a casa, al tiempo que todos los días cuando nos toca madrugar para acudir a hacer aquello que realmente nos gusta. Se trata de una cuestión de mejorar en ambos aspectos de nuestra vida, y con un poco de suerte, también lograr una mejora en el sentido económico. ¿Qué te parece la propuesta? Pues hoy te damos algunos consejos para lograrlo.

Motivación en el trabajo

Cambiar de trabajo es en ocasiones una necesidad. Cuando un empleo nos ha saturado, cuando vemos que nos hemos quedado estancados y no avanzamos más, es un buen momento para ir pensando en dedicarnos a otra cosa. Pero de ese tema ya hemos hablado en A Fin de Mes, y lo que nos preocupa hoy es que las presiones por el mercado laboral estén influyendo en ti y en tu empleo, pero en el fondo sabes que realmente te apasiona lo que haces. Solo necesitas un pequeño empujón para recordarte lo fantástico que es, y sobre todo, para lograr esa mejoría que estábamos buscando:

  1. Haz que sea divertido: está claro que el trabajo no es la mejor fiesta, pero seguro que si lo piensas un poco mejor, puedes conseguir que parezca mucho más divertido de lo que es. Basta un poco de creatividad para lograrlo. Unas buenas canciones, cambiar el lugar de la comida, apostar por conocer a otros compañeros, o simplemente tomártelo desde otro punto de vista. La idea es que todas esas horas que pasas allí se hagan lo más llevaderas posibles y un cambio de actitud te ayudará a lograrlo.
  2. Controla solo aquello que puedes controlar realmente: en ocasiones, ser perfeccionista con el trabajo, sobre todo cuando se trabaja en grupo, puede resultar un problema. Aparece el estrés y la situación acaba por superarnos. Así que la nueva norma para motivarte en tu trabajo y conseguir que todo sea mucho más llevadero será la de controlar solo aquello que realmente puedas controlar. Todo lo demás, ocurrirá de igual modo, así que no gastes tus energías en eso, y resérvalas para cuando tengas que arreglarlo porque falló tal y cómo habías previsto.
  3. Recuerda las razones que te han llevado hasta allí: todos tenemos días malos. Y es precisamente en esos días en los que el positivismo y la motivación parecen haberse marchado para siempre. Cuando sientas que no puedes más con el trabajo, vale la pena recordar por qué estás allí, y que ha sido lo que te ha llevado a llegar dónde estás. Quizás incluso, fantasear con el hecho de dónde quieres estar más adelante pueda servir para que esos días no tan buenos se lleven mejor y tú sigas siendo ese trabajador que siempre tiene una sonrisa y sabe que está en el sitio en el que siempre ha pensado estar.
  4. Márcate objetivos: la mejor manera de motivarse es marcarse objetivos a largo y a corto plazo. De hecho, con ellos también podrás evaluar de una manera más fácil si realmente estás aprovechando el tiempo, o si empieza a llegar un momento en el que hay que darle una vuelta de tuerca al mundo. Así que si no tienes los tuyos, quizás sea por ahí por dónde hay que empezar con esta motivación tan necesaria no solo por nuestra vida laboral, sino también por cómo ésta afecta a la personal. ¿Ya te has puesto fechas?
  5. Mímate cuando todo vaya bien: saber que cuando nos esforzamos vamos a tener una especie de premio es algo realmente importante. De hecho, eso es lo que debes hacer cuando tengas uno de esos encargos que no te deja dormir, cuando te haya tocado cubrir unas cuantas horas extras o cuando simplemente hayas conseguido la felicitación de los superiores por un trabajo bien hecho. Al fin y al cabo, ese pequeño capricho que te darás ayudará a que la próxima vez te enfrentes a esos retos con mejor humor. ¿No te parece?

Imagen: Antonio Tajuelo

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...