¿Cómo disponer de dinero en efectivo con tu tarjeta de crédito?

Si la liquidez falla en tu economía doméstica y te estás planteando solicitar un préstamo deberías considerar antes acudir a tu tarjeta de crédito ya que no hay trámites hasta el límite del que dispongas.

tarjetas bancarias autonomos

Las tarjetas de crédito son un instrumento con el que puedes ahorrarte un montón de trámites para disponer de efectivo que no tienes en tus compras habituales. De hecho, no es nada extraño que las familias recurran a este producto antes de períodos como Navidades cuando las cuentas no salen. Está claro que después hay que enfrentarse a la devolución de ese capital a plazos con el interés que se haya estipulado en el contrato. Sin embargo, lo que es un servicio básico al que puedes acceder para tener efectivo, no es tan conocido para aquellos que tienen este tipo de tarjetas.

Obtener dinero en efectivo con tu tarjeta de crédito es algo habitual como oferta bancaria. Sin embargo, no siempre se tiene conocimiento de cómo sacarle partido. En realidad, lo único que tienes que hacer es precisamente utilizar tu tarjeta de crédito en un cajero, o simplemente retirar parte del crédito disponible para transferirlo a tu cuenta bancaria. A partir de ahí, los costes asociados a la operación de devolución serán idénticos a aquellos que se tienen en las compras con tarjeta de crédito.

Las ventajas de disponer de efectivo con la tarjeta de crédito

Cuando no tienes suficiente liquidez para poder enfrentar pagos pedir un préstamo puede ser una labor no demasiado sencilla. Es más, puede convertirse en un proceso que se alarga demasiado en el tiempo para la urgencia que te supone el dinero. Es cierto que en ese sentido los préstamos rápidos han supuesto una ventaja importante para los consumidores, pero el coste que estos tienen en el mercado no siempre ayudan a decidirse por ellos.

Las tarjetas de crédito suelen tener una letra pequeña más clara y la oferta en el sector varía según la entidad en la que tengas tus cuentas. Una vez el banco te ha aprobado la tuya solamente tienes que hacerte con el dinero con una trasferencia o un retiro en efectivo. Si el límite de la tarjeta te lo permite, el dinero es tuyo en ese mismo instante. Además, no tienes que dar explicaciones a la entidad sobre el uso que le vas a dar, ni presentar ningún papel extra.

Por lo tanto, las ventajas de disponer de efectivo con la tarjeta de crédito tienen mucho que ver con la rapidez y la transparencia de la operación. Sin embargo, también hay puntos negativos que deben ser tenidos en cuenta y los cuales analizamos a continuación.

Las desventajas del efectivo a crédito

Aún pese a ser una operación muy rápida y fácil, generalmente disponer de efectivo con la tarjeta tiene un coste en forma de comisión. Es decir, no solamente hablamos de unos intereses que están planteados en el contrato que has firmado con el banco y hacen referencia al pago aplazado del dinero solicitado, sino de una tasa por poder retirarlo en efectivo. Ese coste varía en función de las diferentes entidades y del tipo de tarjeta que tengas. Eso sí, algunos bancos, para fomentar la fidelización de sus clientes obvian el cobro de esta comisión a sus clientes.

Las tarjetas de crédito no siempre tienen el límite de crédito que necesitas. En ese sentido, no se pueden comparar con un préstamo bancario, aunque sí con los muchos micropréstamos que hay en el mercado. Lo cierto es que disponer de efectivo a través de las tarjetas de crédito es solo válido para cantidades de dinero bajas o moderadas. Habitualmente, la mayoría de clientes no disponen de más de 3000 euros en sus plásticos y, por lo tanto, no podrán obtener más capital que ése por esta vía.

Ya por último, otra de las desventajas que debes considerar a la hora de analizar la opción de quedarte con efectivo a cargo de tu tarjeta son los intereses que debes pagar. Es cierto que en pocas cuotas puede compensarte el pago que te solicitan, pero si se compara el coste de devolver ese dinero con el interés que ofrecen los propios bancos en créditos y préstamos no resulta en absoluto positivo.

Entonces, ¿deberías utilizar la tarjeta de crédito para quedarte con tu dinero en efectivo dejando de lado otras vías? En realidad sí si lo que te interesa es evitar papeleo, tener el capital de forma inmediata y has analizado el coste elevado de las tasas e intereses frente a otras opciones de tu misma entidad.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...