Cómo conseguir un menú semanal de comida por menos de 20 euros

Ahorrar dinero implica reducir el gasto, y aunque no siempre es posible hacerlo con las economías domésticas tal y como está hoy nos planteamos el reto de comer por menos de 20 euros a la semana.

pastas

Si nos ponemos a hablar de cómo ahorrar dinero en la economía doméstica, lo cierto es que pensamos en cómo dejar de gastarlo. Reducimos gastos innecesarios que no nos llevan a ningún lado, eliminamos salidas innecesarias e intentamos aprovechar las ofertas y promociones de prácticamente todos los sitios que nos encontremos. Pero además de los muchos consejos que te hemos dado en otras ocasiones sobre economía familiar básica, creo que hay cosas como la alimentación a las que prestándole un poco más de cuidado podríamos conseguir que se convirtiesen en nuestros aliados del ahorro, o de la reducción de gastos, según lo que estemos buscando.

Menús semanal por menos de 20 euros

Evidentemente, con la alimentación no se juega. De hecho, debería de ser uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta en la vida doméstica, pero eso no significa que no podamos de algún modo conseguir un ahorro importante en su planificación. Nosotros hoy queremos darte algunos consejos básicos para lograr gastar menos, eligiendo alimentos sanos que combinan en una dieta equilibrada y que salen más baratos que otras alternativas que pensabas quizás mejores. Así que si te planteas ese menú semanal por menos de 20 euros pero variado, apunta lo que te vamos a contar a continuación.

Pastas como principal o guarnición. Las pastas son el mejor recurso para las economías domésticas que buscan reducir el coste de su menú. Lo cierto es que a todos nos gustan, y se puede preparar de cientos de maneras. Suponen un aporte importante de carbohidratos y servidas con diferentes salsas, o en ensalada tienen además aportes de verduras y hortalizas. Además, salen muy económicas en el supermercado y hay cientos de variedades.

Arroz: ocurre lo mismo que con la pasta. Se trata de un alimento muy versátil que se convierte en la guarnición estrella en blanco, o en el principal en una paella o un risotto al más puro estilo italiano. Sale barato y también gusta mucho, así que es una buena inversión para las despensas porque además suele venir con fecha de caducidad larga.

Carne de pollo, pavo y cerdo: son las más económicas del mercado, pero no por ello las menos recomendadas. De hecho, son preferibles a las carnes rojas, y en caso de que se trate de las más magras serán el aporte proteinico necesario para el menú familiar sin salirse del presupuesto. En guiso, en filetes, o en trocitos para acompañar a los otros dos platos resultan ser sin duda beneficiosos en todos los sentidos.

Fruta siempre de temporada: la fruta de temporada es mejor que las demás por dos razones. La primera de ellas es porque es más económica, ya que la producción está al máximo y por lo general la tenemos en España. La segunda, porque podemos estar bastante más seguros que será mucho más fresca, con lo que el aporte de vitaminas y minerales que hacen en tu dieta es mucho más elevado. Eso significa que además de ahorrar dinero, ahorrarás en salud.

Hortalizas del verano: otro de los puntos importantes en una dieta es el aporte de verduras que hacemos. De hecho, para un menú equilibrado hay que incluir varias raciones de estas. En ese sentido, lo mejor es aplicarse lo que dijimos en el punto anterior, para conseguir con esto ahorrar dinero, además de garantizar los productos frescos en nuestros platos.

Pescado: otro de los elementos fundamentales, y también el más costoso de todos. Para evitar pagar grandes cantidades de dinero, que es justamente lo que queremos evitar, tenemos varias opciones. O bien apostar por el producto del mercado local que sea menos caro, que en ocasiones es realmente interesante como relación calidad-precio, o bien apostar por el congelado que siempre se consigue en el caso de las especies más habituales a un coste asequible. También el atún enlatado podría ser un buen sustituto, y además versátil para utilizar en ensaladas.

Como ves, hay un montón de opciones dentro de la alimentación habitual a las que podríamos acudir intentando reducir el presupuesto inicial con el que contábamos. Además se trata siempre de productos que cubren las necesidades básicas, que permiten una dieta variada y que además tienen todos los aportes necesarios para el día a día. Es tan solo cuestión de plantearse lo que queremos hacer y buscar opciones que encajen en el gasto reducido que pretendemos acomodar en el sentido de la compra del supermercado.

Aunque junto con todo lo que te contamos hoy, también podrías incorporar otros trucos y consejos para poder lograr reducir el coste del supermercado en la compra mensual sin renunciar a la calidad.

Vía: Wisebread

Imagen: darioalvarez

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...