¿Cómo comparar préstamos? Vete a por la TAE y olvídate del TIN

Para decidir cuál préstamo bancario conviene más que otro, lo mejor será fijarse en el TAN.

Fijarse en el TAE es la mejor forma de comprar préstamos

Al momento de solicitar un préstamo, las personas por lo general ponen su mayor atención a cuál será el tipo de interés nominal (TIN). Sin embargo, es importante fijarse también en los otros aspectos que son igual de relevantes, para así comparar cuál es el tipo de préstamo y las condiciones de pago que se está estableciendo en el contrato.

Es aquí donde se establece la verdadera comparación, partiendo de saber si las personas conocen el coste real de un préstamo teniendo en cuenta todas las comisiones y otros gastos necesarios para su formalización.

Es por ello que se necesita calcular lo que sería la tasa anual equivalente (TAE) del préstamo. Para esto es necesario entender los conceptos básicos y saber lo que es el TAE y el TIN.

Importancia del TAE en un préstamo

La tasa anual equivalente (TAE) significa el total anual del coste efectivo del préstamo solicitado, en él se incluye el TIN, los gastos asociados a dicho préstamo, así como sus comisiones y seguros vinculados. Esto con el propósito de comparar cifras, de lo que puede resultar como caro o barato.

El TAE encierra dos conceptos básicos: la comisión de apertura y la de cancelación anticipada, quienes determinan la variación del porcentaje según sea el caso, porque son “operaciones de mayor riesgo para los bancos y aplican comisiones más altas para protegerse”.

Esta sería la importancia de conocer el TAE de los préstamos, ya que permite conocer las características de cada uno y así poder realizar las debidas comparaciones, para que un vistazo rápido a sus condiciones no dé lugar a conclusiones equivocadas.

Conoce el TAE y olvídate del TIN

En 1990, el Banco de España instauró una normativa sobre este tema, donde quede establecido que “las entidades financieras están obligadas a publicar la TAE de sus préstamos bancarios cuando hablen de su precio”, quedando asentado que en el momento en que estos publiquen el TIN de sus productos, también se debe publicar el TAE.

Al tener acceso al coste real que tiene un préstamo bancario, se puede saber el TAE, aunque también se puede recurrir a recurrir a calculadoras de matemática financiera como la que ofrece el Banco de España en su página web, ya que su cálculo puede resultar algo difícil.

En resumen, un préstamo con un TIN bajo no tiene por qué tener un coste final barato, así que es importante revisar el resto de condiciones para conocer si realmente nos interesa y, sobre todo, poder realizar comparaciones con otros productos similares.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...