Cómo ahorrar dinero dejando de fumar

Lo primero que debes saber es todo el dinero que ahorras dejando el tabaco, pues a veces puede suponer una partida de cientos de euros al mes. Lo mejor para ahorrar es dejar de fumar poco a poco, fumando los cigarros a medias y apartando el dinero ahorrado y sin gastarlo

ahorrar dinero dejando de fumar

Si eres fumador, una de las cosas que más habrás notado es el dinero que cuesta el tabaco. Algunas personas gastan una media de 1000 euros al año en cigarrillos, una cantidad de dinero enorme que te podría permitir ahorrar. 

Eso sí, sabemos dos cosas. La primera es que es difícil dejar de fumar y la segunda es que la mayoría de gente que deja el tabaco se deja el dinero en otra cosa, haciendo que esos 1000 euros desaparezcan. Hoy vamos a aprender cómo hacer ambas cosas, es decir, a dejar de fumar paulatinamente y a ahorrar dinero. 

Trucos para dejar de fumar y ahorrar dinero

En primer lugar, nos tenemos que dar cuenta de lo que fumamos y lo que gastamos. Algunas personas no tienen en cuenta esto y se creen que fuman poco, aunque no es así. Contarlo nos ayudará a saber cada euro que nos estamos gastando en tabaco. 

Por ejemplo, un paquete de 5 euros cuesta unos 150 euros al mes, una cantidad que puede equivaler al alquiler de una habitación en una ciudad barata. Ahora que lo sabes, ya puedes pensar en el dinero que te estás gastando de más por fumar. 

Lo mejor para ahorrar dejando de fumar es hacerlo poco a poco y con mucho ingenio. Generalmente, el tabaco es un hábito y no importa tanto la cantidad, sino el hecho de fumar en sí mismo. Por ello, un buen método para fumar es no fumar los cigarrillos enteros y dejar un poco para después. 

Por ejemplo, puedes dejar las últimas caladas guardadas para otro rato, algo que puede hacer que dejes de fumar 5 cigarros de los 20 del paquete. Eso supone un ahorro mensual del 25%, algo que en este caso son casi 40 euros. Al final, estarás fumando las mismas veces, sólo que una menor cantidad. 

Eso sí, debes comprometerte a dos cosas. La primera es a no saltarse las normas y tener fuerza de voluntad. La segunda es a guardar ese dinero que te ibas a gastar en tabaco y no gastarlo en otras cosas. Si te sale bien, te vas a animar a ir reduciendo la cantidad poco a poco, algo que puedes hacer fumando los cigarrillos a la mitad o dando solamente unas caladas. 

Con el tiempo, el cuerpo irá acostumbrándose a una menor cantidad de nicotina y cada vez te irá costando menos. Es posible que, con el tiempo, logres dejarlo para siempre, algo que sería una gran noticia para tu salud y tu bolsillo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...