¿Cómo afecta la reforma fiscal a la venta de tu casa en 2015?

Vender tu casa en 2014 puede salirte mucho más económico fiscalmente que hacerlo el próximo año. Hoy te contamos los cambios que aplican a partir del 1 de enero por plusvalías de venta de viviendas.

plusvalias casas

Seguramente aunque no estés muy puesto en temas fiscales, algo habrás oído acerca del cambio en la renta para el 2015. Lo primero que hay que decir es que todos esos cambios que se plantearon y que entrarán en vigor el 1 de enero del próximo año, no se notarán en la mayoría de los casos hasta 2016, que será cuando hagamos cuentas con Hacienda por el período de la renta 2015. Y es que en eso se va con un año de retraso, ya que sino sería imposible demostrar el cierre anual de nuestras cuentas y ganancias.

Pero quizás la medida de las que más polémica está suscitando en la actualidad es la relacionada con los cambios en los impuestos que gravan la venta de las viviendas. Y es que las diferencias que íbamos a tener que pagar entre vender una casa antes de que se termine este 2014 y a partir del 1 de enero de 2015 eran brutales. Lo que ocurría es que la reforma fiscal eliminaba dos de los factores que permitían a los contribuyentes con viviendas más antiguas beneficiarse de deducciones. Lo que se planteaba en un primer momento la nueva ley era la supresión de los coeficientes de abatimiento y de la actualización monetaria. Se trata de dos conceptos que te explicamos a continuación, y que en todo caso, van a quedar sin aplicación en las ventas cuyo valor no alcance los 400.000 euros, dando un poco de respiro a las familias que querían vender, y encontraban en la nueva ley la enésima razón para no hacerlo.

Coeficientes de abatimiento

Los coeficientes de abatimiento son un concepto que se creó en los años 90 para permitir que la venta de casas se beneficiase de unas determinadas deducciones en función del año en el que había sido adquirida o comprada. Estos se mantuvieron en vigor hasta el año 2006, en el que se eliminaron parcialmente. Con ellos, el vendedor pagaba una parte menor de la plusvalía que le correspondía en un porcentaje que se iba reduciendo según la antigüedad de la propiedad. Así por ejemplo, podía alcanzar el 100% si se vendía una propiedad anteriormente al 2006 cuya fecha de adquisición databa de antes de 1986.

Aunque actualmente esos porcentajes a partir del 2006 ya no se contemplan, la venta de viviendas anteriores a esas fechas gozaba de una especie de reducción fiscal que resultaba muy beneficiosa a la hora de sacar cuentas de la plusvalía que había que pagarle a Hacienda. Con la nueva reforma, se pretendía eliminar estos conceptos del todo, alegando que era desigual para los contribuyentes ya que unos podían beneficiarse de ella y otros no según las fechas. Finalmente, no se ha aplicado de la forma tan estricta en la que se había planteado, y se fija el límite de 400.000 euros por el valor de la propiedad o propiedades para utilizar dicha fórmula.

Coeficientes de actualización monetaria

Se trata de unos valores que se definen de forma anual y que se consultan a través de una tabla publicada directamente por el gobierno. En ellos, se establece cuál ha sido el aumento del coste de la vivienda por la inflación, y siempre consiguen rebajar la factura a pagar por la plusvalía que le corresponde al vendedor. Con la reforma fiscal, también se pretendía eliminarlos, haciendo elevarse el pago de impuestos por ese motivo de manera considerable.

Cómo te afecta la ley

Finalmente, con las muchas calculadoras que se publicaron en los medios de comunicación y páginas web en la que los ciudadanos podían calcular la diferencia a nivel de pago de impuestos entre vender su casa ahora o en 2015, desde el gobierno dieron marcha atrás. Se trataba de una norma desproporcionaba que volvía a recaer en los ciudadanos de a pie, los cuales ya habían tenido que bajar los precios de sus viviendas por la burbuja y que además se enfrentan a la competencia desleal de los bancos que se quedaron con casas y pisos a precios de risa por embargos debidos a la misma razón.

La nueva reforma fiscal contempla ahora dejar las cosas como estaban, pero con un límite. Cada contribuyente dispone de una especie de cuenta de 400.000 euros al año en venta de propiedades que pueden utilizarse para una sola o para varias que se beneficiarán de los mismos coeficientes que regían ahora las plusvalías. En el momento en el que se supere esa cifra, todo el montón por encima de ella comenzará a tributar según la nueva norma en la que se paga por porcentaje completo la diferencia entre el valor de venta y compra de las propiedades.

¿Crees que es suficiente el cambio implementado, o tal y como está la situación deberían haber dejado las cosas como estaban?

Imagen: Maria Elena

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...