Clasificación de las infracciones de la Agencia Tributaria en Renta 2013

La campaña de la Declaración de la Renta 2013 ha comenzado y en este caso queremos contarte cómo se clasifican las sanciones por omisión de datos o por falsear estos.

Hacienda

Estos días hemos estado hablando bastante de la campaña de la Declaración de la Renta 2013 que ha apenas comenzado este mes de abril. Sin embargo, aunque ya te hemos adelantado algunas de las consecuencias que puede tener no presentar la declaración en plazo, o hacerlo con datos erróneos o falsos, hoy queremos hacer mención a la clasificación de las infracciones de la Agencia Tributaria en Renta 2013, porque es importante conocer de antemano lo que puede ocurrir si Hacienda te descubre.

Clasificación de las infracciones de la Agencia Tributaria en Renta 2013

Infracciones leves: son aquellas que se producen por un importe inferior a los 3000 euros y cuando el contribuyente no ha falseado ningún tipo de documentos a presentar. En ese caso, la ley dice que la sanción, en caso de que sea Hacienda la que nos notifique es del 50% del importe. Eso se suma al importe que ya debemos.

Infracciones graves: son aquellas que superan los 3000 euros o aquellas que aún sin superarlos, incluyen falsedad documental. Precisamente en estos casos la sanción aumenta de forma importante. Se pasa a cobrar entre un 50% y un 100% del importe que debemos a la Agencia Tributaria en concepto de multa, la cual se suma a la deuda que hemos adquirido.

Infracciones muy graves: en estos casos, se tiene en cuenta el criterio de medios fraudulentos para determinarla como tal. Es por ejemplo prueba de ello disponer de una doble contabilidad. La sanción en este caso va del 100% al 150% del importe que se debe y se gradúa dependiendo del daño ocasionado a la Hacienda Pública.

En caso de que el contribuyente haya solicitado de forma errónea incentivos o devoluciones fiscales, la sanción se considera grave y se aplica un 15% de multa sobre la cantidad recibida, la cual ha de devolverse de forma íntegra. También la ley contempla que si un contribuyente incluye datos falsos u omite información relevante tendrá que pagar un recargo fijo de 300 euros, más la sanción que corresponda.

Así que más vale estar atentos a todos estos detalles, porque un solo descuido puede costarnos realmente caro. Y si tenemos en cuenta tal y como se encuentran las economías familiares, en las que cualquier despiste hace que nos aparezcan los números rojos en cualquier lado, mejor es revisar tres veces, que lamentar más tarde. ¿No te parece?

Imagen: ATom.UK

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...