Casos en los que te puedes jubilar antes de los 65 años

En ciertas situaciones puede que puedas retirarte antes de la edad usual. Más detalles aquí.

En estos casos te puedes retirar antes de los 65 años

El retiro, ese momento que se encarga de marcar la vida de muchos tras un largo e inolvidable trayecto laboral, en el que, luego de cumplir con las responsabilidades profesionales que se han establecido, invita a un más que merecido descanso.

Normalmente, gran parte de los países del mundo colocan cifra a esto, con los 65 años como edad límites para dar de baja y dedicarse a cosas más tranquilas. El cuerpo, como es natural, pasa por un desgaste físico en el que, dependiendo de la labor desarrollada, impide que la persona se desempeñe en ella de manera óptima, lo que tiene incidencia en su rendimiento.

 ¿Qué hacer cuando llega el momento de jubilarse?

Cuando la persona llega a los 65 años y el retiro está a solo pasos de concretarse, se abre un abanico de opciones con nuevas actividades que se pueden realizar. Muchos se dedican a quedarse en casa y compartir más con los suyos, disfrutando, sobre todo, de esas amistades contemporáneas que también saborean la jubilación.

Además, la familia tiene un peso importante en todo esto, pues coincide con la evolución de nuevas generaciones, quienes ven en los mayores a personas en quienes apoyarse y aprender.

 Existen las excepciones

España, por ejemplo, verá en 2022 la aplicación de una ley que coloque en 67 la edad para el retiro. Pero, ¿hay forma de jubilarse antes? Toda regla tiene su excepción, y sí, en este caso también aplica.

 La jubilación anticipada

Como lo señala su nombre, esta es la opción para adelantarse al tiempo y hacer que el retiro esté más cerca de lo que dicta el almanaque. Pero hacerlo no es tarea del capricho, se debe cumplir con una serie de requisitos para demostrar que existen condiciones que obliguen a otorgarla, la cual se puede pedir dos años antes del tiempo estimado.

Estas son las reglas a cumplir:

  • Dar a conocer con detalle tu situación laboral. Esta va para aquellas personas que pueden ir más allá de la excepción. Si el trabajo realizado obliga a ejercer una fuerte carga física, es probable, incluso, que esta se solicite antes de los 63 años de edad.
  • Haber dado un paso al costado en cuanto a la seguridad social.
  • Cotizar al menos 36 años, dos de ellos por obligación en los últimos 15 años de labores.
  • Cuando pases a cobrar la pensión esta debe ser la porción mínima que te correspondería si tu jubilación llegara con tus 65 años y seis meses.

 La voz es de la empresa

Si en tu lugar de trabajo es el patrón quien tiene la última palabra y será quien determine tu fecha de salida (antes de los 63 años, incluso), entonces pasas por el proceso de jubilación forzosa, otra cara dentro de la anticipada. Por eso es importante que estés informado sobre los escenarios posibles antes de jubilarte.

En este caso, son estos los apuntes a tomar en cuenta:

  • Se puede concretar cuatro años antes de lo esperado, entiéndase a los 61 de edad.
  • Cotizar, al menos 33 años, tres menos que en la anticipada, pero manteniendo dos de los últimos 15 años.
  • Encontrarse insxrito en el Servicio Público de Empleo Estatal, al menos seis meses antes de realizar la solicitud.

 Cuándo procede

Para que se concrete, no solo debe partir desde el punto de vista del empleado aquello de solicitarla, también deberán existir criterios laborales que lleven a la empresa a deshacerse de la persona.

Estas son alguna de ellas:

  • Despido, amparados en los artículos 51 (colectivo) y 52 (individual) dentro del Estatuto de Trabajadores
  • Motivos judiciales que obliguen a la persona a dejar su puesto de trabajo.
  • Cierre de la empresa por incapacidad, retiro o muerte del propietario.

 ¿Qué puede ocurrir?

Toda acción trae consigo una serie de consecuencias. En el caso de la jubilación anticipada, trae una parte negativa que te llevará a pensarlo más de una vez, incluso a pedir consejos al respecto, si por tu cabeza se pasea la idea de aplicarla.

Como es de esperarse, su incidencia es directamente llevada hacia los cálculos de tu jubilación, pues, mientras menos hayas trabajado, menor será tu porcentaje.

El coeficiente reductor se vendrá a menos si cotizas durante más años. Vamos a poner un ejemplo para dar a conocer los números que se esconden tras la ecuación:

  • Si cotizas menos de 38 años, tu pensión anual será de 17.640 euros.
  • Si cotizas entre 38 y 41 años, 17.850 euros.
  • Si cotizas entre 41 y 44 años, 18.060 euros.
  • Si cotizas más de 44 años, 18.270 euros.

 Más allá de lo económico

Si con los números antes vistos, y si cumples con los requisitos, aún piensas en la jubilación anticipada, pues habrás puesto tu descanso por encima de lo económico, a pesar de que muchos consideren que el dinero marca la diferencia. Ambos casos son válidos si, una vez llegado el momento, sabes disfrutar de todo el tiempo libre que tendrás ante ti.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...