Así puede afectar a tu economía personal tu comportamiento

Aprende de qué forma puedes controlar tus emociones y mejorar considerablemente tus finanzas.

Tu comportamiento puede influir en tus finanzas

Aunque puede que no le encuentres mucha relación, tu comportamiento y tus finanzas personales están estrechamente ligadas y cualquier decisión que tomes y el carácter que tengas serán determinantes en el manejo de tu dinero.

¿Cómo sucede?

Pasar de la euforia al desánimo. Es muy común que al principio de cualquier iniciativa te sientas emocionado y luego, como por arte de magia, caigas en un estado completamente de desánimo. Para hacerte ver con mayor claridad te lo explicaremos con un ejemplo.

Imagina que decides que quieres comenzar a ahorrar para realizar ese viaje a los Alpes suizos que tanto has soñado durante muchos años. Comienzas trazando un plan de ahorro mensual para lograr la meta de concretar tu sueño en ocho meses.

Estás entusiasmado, tienes todo listo para empezar y hasta te sientes la persona, financieramente hablando, más disciplinada del planeta. En fin, estás orgulloso de ti mismo.

Todo va bien hasta el tercer mes de ahorro. Luego empiezas a ver artefactos para tu casa y como es obvio, tienes el argumento perfecto, “lo necesito y además está en oferta, sino no lo llevo ahora, entonces cuándo, aprovecharé y luego repongo la cuota del viaje”. Craso error.

Creer que podrás cumplir con reponer ese dinero es básicamente un engaño que te haces a ti mismo. Una vez que fallaste al dejar que el impulso pudiera más que tu disciplina, empiezas a sentir culpa y hasta puedes caer en un estado anímico negativo que te llevará incluso a suspender la idea principal de ahorrar para el viaje de tus sueños. En este punto todo habrá acabado.

No te dejes llevar por impulsos del momento, se consciente, realista y honesto. No es que no puedas gastar en nada más cuando tienes metas de ahorro. Se trata de hacerlo inteligentemente.

Está comprobado que la mayoría de las cosas que creemos necesarias comprar son en realidad innecesarias y todo obedece a ganas de tener esto y aquello.

En estos casos te sugerimos aplicar lo siguiente. Cuando consideres que necesitas comprar algo, no lo hagas al momento, espera una semana o mejor dos. Luego de ese tiempo, si sigues pensando que lo necesitas, entonces cómpralo.

Y, por otro lado, ten la madurez y responsabilidad de tomar seriedad y no solo reponer el dinero que estaba destinado para tu meta, sino de continuar con lo que habías planeado inicialmente.

Por qué es importante estar consciente

Al estar consciente de cómo tu carácter y comportamiento está afectando tus finanzas, estarás preparado para tomar las medidas que sean necesarias para corregir actitudes que estén resultando negativas en tus ahorros o inversiones. Recuerda que no existe error que pueda arreglarse si antes no se asume la debida responsabilidad.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...