Así podrás saber si eres un falso autónomo

Los falsos autónomos suelen estar en el mundo del delivery y en la práctica son asalariados, pues dependen de un solo cliente y no tienen libertad. Esta figura está empezando a ser perseguida porque es un fraude a la Seguridad Social por parte de la empresa.

Falso autónomo

El excesivo pago a la Seguridad Social que hacen las empresas con empleados y la crisis económica han creado un nuevo modelo de empleo. Se trata del falso autónomo, el cual es una persona que en teoría es emprendedora porque se hace cargo de sus impuestos, pero en realidad es asalariada en la práctica.

Las personas que están en esta situación suelen tener problemas, pues acaban generando pocos ingresos, cotizan lo mínimo y no tienen la libertad de un emprendedor real. Si sospechas que pudieras ser un falso autónomo, podrás saberlo si analizas tu trabajo y compruebas si cumple con las condiciones que vamos a nombrar a continuación.

Lo que define a un falso autónomo

Generalmente, los falsos autónomos se encuentran en plataformas colaborativas, generalmente en el mundo del delivery o los repartos. Estas personas no tienen un contrato laboral firmado, sino que están dados de alta como autónomos. De este modo, deben correr por su cuenta con el material utilizado, encargarse de su seguridad social y no disponen de la misma protección laboral que un empleado.

Eso sí, no todos los autónomos que trabajan en el mundo del reparto son falsos autónomos. Realmente, la mayor diferencia es que los autónomos reales tienen varios clientes, pero los falsos autónomos dependen de una sola persona.

Además, el autónomo real tiene más libertades, como negociar sus tarifas y elegir sus horarios. De este modo, para un repartidor no fuera un falso autónomo debería no solamente tener más de un cliente, sino trabajar sin horarios y con sus propias condiciones.

Según una sentencia del Tribunal Supremo, muchos repartidores de empresas de este tipo son falsos autónomos. Lo que ocurre es que los autónomos eligen su base de cotización por el momento, optando principalmente por la base mínima. En cambio, un empleado tiene una base de cotización acorde a sus ingresos y generalmente suele ser más alta para la empresa.

De este modo, la empresa puede ahorrarse esta cuota de la Seguridad Social, la cual estará a cargo del falso autónomo, además de ahorrarse bajas médicas y otros derechos laborales. En cuanto al autónomo, puede incluso ganar más dinero de asalariado al ser la cuota más baja, especialmente si disfruta de ventajas como la tarifa plana, aunque con la desventaja de tener menos prestaciones.

Eso sí, esto constituye un fraude y un truco para pagar menos Seguridad Social, poniendo en riesgo la sostenibilidad de las pensiones. Por ello, el Gobierno está persiguiendo a los falsos autónomos y obligando a estas empresas a contratar asalariados corrientes.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...