¡Apunta estos “trucos” para ahorrar dinero en tus viajes de Semana Santa!

Todavía estás a tiempo de ahorrar para tu próximo viaje durante las vacaciones de Semana Santa. Pero hay métodos y métodos. Opta, mejor, por los más realistas.

Ahorra ahora para viajar en Semana Santa

Me ha llamado la atención el contenido de algunos artículos que he leído sobre cómo ahorrar para costearte tus vacaciones de Semana Santa. Bueno, me ha resultado llamativo en algunas ocasiones, porque en otras me he partido de risa. Los llaman consejos financieros.

El ahorro que proporcionan parece mágico, porque en pocas semanas puedes conseguir dinero para disfrutar de unas vacaciones increíbles. Desde luego, es preferible pensar en otros modos de ahorro más realistas, ahora te los cuento, pero antes, no me resisto a señalar los consejos financieros, para que también tú puedas pasar un buen rato.

Estrategias financieras para ahorrar

  • Primer truco de magia: Cobrar dividendos. Una parte de las empresas aprovechan el primer trimestre del año para abonar los dividendos. Ofrecen un rendimiento sobre los ahorros de entre el 3 % y 8 %, en función de la empresa seleccionada.
  • Segundo truco mágico: Invertir en cuentas de alta remuneración. El retorno es hasta del 2 % sobre los ahorros en el mejor de los casos, y ofrecen libertad total en cuando al grado de permanencia, aunque para ello hay que domiciliar la nómina o unos ingresos fijos en buena parte de las propuestas.
  • Tercer abracadabra: Elegir productos con vencimientos máximos en tres meses, aprovechando la tendencia ligeramente alcista en los mercados de renta variable, aunque se asuman riesgos muy altos. Si se decide optar por ellos y su evolución es favorable, su titular pasará las mejores vacaciones de los últimos años. ¿Y, si no lo son, cuándo volverá a ir de vacaciones?
  • Cuarto y último birli birloque: Hacer un rescate parcial de beneficios de los fondos de inversión que estén en situación de plusvalías. Esta operación es muy sencilla y sin coste económico y tampoco incide en el desarrollo futuro de la inversión. El único inconveniente es que sí computa en el impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF) y habrá que descontar el 15 % sobre el importe retirado. Vamos, que de ahorro nada.

Todo esto me recuerda a algo parecido al engaño de las “preferentes”, aparte de que la inversión que hay que realizar en cualquiera de las opciones planteadas, para que su rentabilidad permita costearse una vacaciones por cortas que sean, es tan cuantiosa, que quien pueda permitirse el lujo de hacer semejante inversión, dudo mucho que necesite ahorrar para sus viajes, pues tendrá dinero de sobra.

Puestos en esta tesitura, sale más rentable jugar a la lotería o pedir un pequeño crédito que puedes ir amortizando después de tus vacaciones, aplicando los consejos de ahorro que vienen a continuación, y que sirven igualmente para antes o después de ellas.

Consejos de ahorro más realistas

Vamos con algunos consejos más realistas y por lo tanto menos mágicos, más lentos; puede que algunos no te sirvan ya para estas inmediatas vacaciones, pero seguro que te ayudarán para planificar las del próximo año.

Lo primero es recortar gastos inútiles. Estas últimas semanas he tenido la oportunidad de observar diariamente a un amplio y variado grupo de personas, de diversas edades, y me he dado cuenta de la cantidad de prendas que se pueden llegar a tener para ir perfectamente conjuntados, tanto mujeres como hombres. Hay quien tiene zapatos distintos, con colores diferentes, para cada día.

Es sólo un ejemplo para ilustrar la cantidad de compras prescindibles que se pueden evitar si se persigue un objetivo de ahorro. En ropa, en complementos, se va un pastón. Déjalo para después de vacaciones (si te sobra algo), o cómpralo en tu lugar de destino y de paso te sirve de recuerdo.

Puedes prescindir de algún capricho que tengas en mente: ese masaje especial o gimnasio prestigioso, puede seguir esperando. En bares, restaurantes, hobbys, también se va bastante dinero. No se trata de evitar todos los gastos, sino de elegir cuales se pueden retrasar en el tiempo.

Pero quizá, el ahorro más significativo nos venga de una buena planificación, con el tiempo de antelación necesaria, de las vacaciones que deseemos realizar. Elegir bien el destino, los medios de viaje, los establecimientos de alojamiento, puede suponer un gran recorte en los gastos.

Sólo el cambio en las fechas en tu viaje, si puedes ser flexible en ellas, puede hacer que los precios pasen de temporada alta a temporada baja o media. Compruébalo tú mismo, compara los precios de un mismo establecimiento, la semana anterior a Semana Santa, durante la Semana Santa, y la posterior, la semana de Pascua.

Más caro no siempre significa mejor. Busca descuentos y promociones, en esta época de comienzo de temporada turística se pueden encontrar bastantes y muy interesantes. Y si consideras viajar a lugares donde tengas familia o amigos de confianza, no desprecies esa buena alternativa, quizá la mejor para pasar tiempo de calidad con ellos y ahorrar en el hospedaje.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...