Ahorra en productos de limpieza con el vinagre

Realmente el vinagre lo conocemos y los usamos para las ensaladas y la cocina, sin embargo, también tiene otros usos dentro de la cocina, ya que es un potente limpiador de superficies.

Se podría decir que con el vinagre nos sobran la mayoría de productos que tenernos en casa para la limpieza del hogar. Si bien es un producto que no falta en ninguna casa, a partir de ahora si quieres arañar unos euros a tu economía sin tener que hacer lo en los productos de limpieza –que también suben un pico- toma nota del vinagre como un producto muy efectivo –de los de siempre- que te solucionará sobre todo muchas manchas.

El vinagre, se puede decir que es, un poderoso desengrasante, desinfectante y limpiador. Es capaz de eliminar bacterias y suciedades por igual, además de quitar múltiples manchas de diversas superficies, por lo pronto olvídate de comprar quitamanchas.

Es perfecto para las manchas de óxido, aunque para ello es mejor utilizar vinagre blanco más conocido como de alcohol. Bastará con rociar la mancha con vinagre tibio o a temperatura de ambiente, y refregar con un cepillo de cerdas suaves, seco. Esto ayudará a eliminar la mancha, después se aclara con agua tibia y listo.

El vinagre si lo utilizamos primeramente para ablandar la vajilla, notaremos que ahorramos en jabón porque levanta hasta la comida más seca. También se puede utilizar para rociar las superficies como las encimeras, cocina, campana para ablandar la grasa y así olvidarnos del famoso K-7.

Los espejos y ventanas también se pueden limpiar con vinagre, se rocían y se dejan actuar durante dos o tres minutos. Después se aclaran o bien con un trapo de algodón humedecido en agua o con papel de periódico. Más barato imposible.

En cuanto a la limpieza de tejidos y tapicerías también es un gran aliado. Basta con mezclar vinagre blanco con agua tibia, y rociar con ella las superficies de telas, alfombras y tapizados y olvídate de cualquier otro producto. Y otro truco muy interesante es que si tenemos ropa blanca con ese color amarillento del uso o por estar guardada, pones la ropa a remojo  con agua templada con vinagre blanco, la dejas toda la noche y después la lavas con jabón y verás que las prendas están tan blancas, que parecen recién compradas.

Como veréis con un simple producto –y bien barato- podemos olvidarnos de los desengrasantes, quitamanchas, limpiacristales y un sinfín de productos para la limpieza del hogar que nos supondrá un gran ahorro económico.

Imagen | NeoGaboX

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...