Ahorra dinero en los juicios ¡Apuesta por los mediadores!

Ir a juicio supone casi siempre un gasto enorme de dinero, y aunque la nueva ley complica bastante más las cosas con tasas extras, añade la figura del mediador que podría evitarte tiempo, espera y sobre todo ahorrarte mucho dinero

justicia

Lo cierto es que la nueva reforma de justicia va a sufrir cambios en breve. Al menos eso es lo que anunciaba el titular de la cartera del Ministerio de Justicia. Pero aunque desde nuestro blog hemos criticado la reforma, porque nos parecía injusta socialmente y sobre todo que atacaba de forma cruel los bolsillos de las economías familiares a las cuales exigía incluso lo que no tenían para reclamar lo que por ley es un derecho, hay una cosa que incluye esa ley que en principio podría resultar positiva en algunos casos. Se trata de la figura del mediador, que serviría para resolver los conflictos personales por una especie de vía intermedia, sin tener que pasar por el juzgado.

Y ¿cómo funciona esta fórmula para resolver problemas entre civiles o compañías? pues muy sencillo. Lo que se hace es nombrar a uno o a dos mediadores a los que se les encarga estudiar el caso concreto y de una manera imparcial, y tras haber estudiado tanto la documentación como las afirmaciones por cada una de las partes se comprometen a ofrecer su opinión y a proponer una salida lo más justa posible del conflicto concreto.

Las ventajas de elegir la fórmula de la mediación frente a la fórmula del juicio tradicional son fundamentalmente los costes, que se reducen en hasta 10 veces el coste completo de un juicio; que son mucho más rápidos; y además que requieren de menos figuras que las que se necesitan para presentar un pleito ante un juzgado.  Sin embargo, no todo son ventajas, y las condiciones necesarias para que se pueda optar por un mediador en lugar de ir a juicio pueden poner en jacke a muchos casos concretos que no podrán sino presentarse ante la justicia tradicional.

Así, hay que tener en cuenta que para acudir a un mediador hay que ir por ambas partes con muchas ganas de resolver el problema, porque sino, será complicado que se pueda llegar a un acuerdo, ya que la decisión del mediador no es vinculante. Además, habrá que tener en cuenta que el mediador no tiene porque ser un experto en leyes, con lo que no siempre se ajustará a la última normativa de derecho para tomar la decisión. Lo que si es seguro es que la opción que proponga será la más justa a su criterio, y si se quiere resolver pronto, pues no es una mala salida. ¿Has probado alguna vez este tipo de servicios? ¿Crees que en muchos casos el mediador puede sustituir a la compleja y burocrática justicia ordinaria?

Vía: HOY

Imagen:  Vvillamon

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...