8 de los errores más comunes que se cometen en los planes de pensiones

Ahorrar dinero para la jubilación continúa siendo una prioridad. Sin embargo, muchos cometen errores que luego pagan realmente caros a la hora de tener un complemento a la de la seguridad social.

jubilacion

Cada vez se habla más de los planes de pensiones privados. En parte porque han sido objeto de reformas que entrarán en vigor en 2015. En parte, porque las jubilaciones se han estancado mientras el coste de la vida por los impuestos y ayudas a familiares que no pasan por la mejor situación, continúa en alza para los jubilados. Aunque si ya lo estás poco se puede hacer, si todavía no has recibido tu pensión de jubilación, sino que te encuentras planificándola o en proceso de planificación, deberías ser consciente de los errores más importantes a la hora de tener una retribución digna más allá de la vida laboral.

En tiempos como los que corren, en los que la liquidez no es precisamente una de las cualidades de la mayoría de las familias, nos encontramos con qué hay quién busca la fórmula para rescatar ese dinero. Recordemos que hasta el momento, tan solo las opciones de incapacidad permanente o jubilación son las que nos permiten recuperarlo. En 2015 ya se podrá alegar liquidez para recuperar lo que se ha invertido, aunque en ese caso habrá que pagar los impuestos correspondientes, que a veces no se tienen en cuenta nos dedujimos en su momento. Pese a todo, no siempre es recomendable tomar esa decisión, ni otras muchas que se han convertido en una opción mayoritaria. Es por eso que hoy hablamos de 8 de los errores más comunes que se cometen en los planes de pensiones.

  1. Invertir perdiendo dinero: muchos de los planes de pensiones de los españoles tienen actualmente menos dinero que el que ellos depositaron. Esto se debe a que la cartera de inversión a la que se destinaba parte de ese capital era variable, y no salió todo lo bien que debería. En todo caso, no es una norma que sea mejor dejarlo a interés fijo, menos aún con los pagos de hoy en día por los depósitos de este tipo. Aunque salga más caro, lo ideal es que alguien experto, ajeno al banco, nos explique la mejor solución para nuestro caso concreto.
  2. No tener plan de pensiones: para muchos, será más que suficiente la pensión de jubilación obligatoria cuando se trabaja. Sin embargo, no es cierto que el futuro parezca demasiado interesante en ese sentido. Si aún no tienes uno, quizás es necesario echar cuentas, y ver hasta que punto en tu caso el razonamiento es realmente acertado.
  3. Problemas familiares que impiden aportaciones: aunque en un determinado momento puede que lo mejor sea suspender aportaciones, hay que recordar que deberíamos considerar al plan de pensiones como una prioridad. Así que lo mejor, tras pasar un determinado bache económico, es precisamente tener en cuenta una cantidad fija mensual y plantearla como un gasto fijo a considerar.
  4. Altas comisiones o excesivos honorarios por la gestión: en muchos casos hay empresas que nos ofrecen los servicios de asesoramiento para tener el mejor plan de pensiones y sus precios son excesivos. Ese dinero no se recupera, y tampoco puede gozar de exenciones fiscales o ser deducible.
  5. No haber ahorrado lo suficiente: aunque sea difícil imaginarse el futuro, las cuentas hay que echarlas bien. Así que para saber si estás o no en el buen camino, lo mejor será hacer uso de la calculadora y ver si lo que tienes es realmente lo que querrás tener en el futuro.
  6. Gastar demasiado en el plan de pensiones: el efecto contrario al punto anterior también tiene consecuencias y son la falta de liquidez y en muchas ocasiones renunciar a un estilo de vida un tanto caprichoso durante tus años de trabajo. Tampoco es precisamente recomendable esta idea.
  7. Invertir mal el dinero: aunque los planes de pensiones otorgan bastante seguridad hay productos mixtos en el mercado que no son tan seguros. Este error se solucionaría con la consulta a un buen asesor que no suponga el problema que ya detallamos en el punto cuatro.
  8. Esperar demasiado tiempo antes de abrir un plan de pensiones: si no abrimos un plan de pensiones en su momento, puede que luego, aún por muy altas aportaciones que hagamos, no sea lo suficiente como para tener una jubilación como la que nos esperábamos.

Como ves, son errores realmente fáciles de cometer. Eso sí, también son fáciles de evitar si prestamos un poco de atención a los consejos que se nos dan, al tiempo que elegimos una buena entidad o aseguradora para nuestro dinero. Además, cabe recordar que el año que viene entrará en vigor la cláusula de rescate de los planes de pensiones si estos tienen más de 10 años, con lo que en muchos casos, será realmente interesante pensar en ellos también como un producto de ahorro a largo plazo.

Imagen: Andrés Nieto Porras

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...