7 mandamientos para unas finanzas personales cuidadas

Las finanzas personales suelen cojear por malos hábitos a los que nos acostumbramos. Hoy, en A Fin de Mes, te damos unos consejos clave para que consigas mejorar tu situación.


ahorros

Siempre que puedo, procuro hablar de finanzas personales en sentido positivo. Es decir, buscando fórmulas que te ayuden a lograr tus objetivos en lugar de centrarte en los errores que cometes. Está claro que estos últimos hay que corregirlos, pero no hay que mortificarse por ellos. Borrón, y cuenta nueva es la clave para empezar a mejorar de manera notable tus finanzas personales. Y precisamente hoy, en A Fin de Mes, quiero compartir contigo algunos consejos que, probablemente, no han tenido tiempo de grabarse bien en tu cabeza, pese a haberlos leído en más de una ocasión.

En todo caso, antes de pasar con el tema que nos ocupa hoy, me gustaría que dedicases un rato a analizar las apps para el control de finanzas personales que compartí contigo en un artículo anterior. Creo que a través de ellas resulta realmente fácil tener todos los gastos bajo control, así como llevar una mejor atención a los ingresos que obtienes. Si todavía no las has probado, creo que este mes de enero es un buen momento para sacarles el máximo partido. Y así descubrir que el 2017 puede ser el año del ahorro.

Los trucos infalibles para unas finanzas personales 10

La verdad es que me gustaría aclarar el titular que acabo de escribir. Lo cierto es que en finanzas personales, como en casi todo lo que tiene que ver con las matemáticas, no hay trucos infalibles. Lo que hay es mucha lógica, y sobre todo, tiene que haber mucha fuerza de voluntad para poner en marcha las estrategias que te lleven a tu objetivo. Aunque claro, con tanto entusiasmo me he olvidado de lo más importante: ¿Ya tienes un objetivo financiero? Si aún no, es importante que crees el tuyo. ¡Y que sea alcanzable!

  1. Gastar menos de lo que se gana: gastar menos de lo que ganas es la base para una economía personal bien cuidada. Y puede parecer sencillo, pero si empiezas a sumar los gastos que tienes, puede que te des cuenta de que estás viviendo por encima de tus posibilidades y que esa es la razón por la cual no puedes ahorrar.
  2. Ahorrar e invertir no son la misma cosa: el ahorro y la inversión son cosas distintas. De hecho, inviertes para sacar provecho del dinero hoy, pero sabiendo que hay cierto riesgo. Ahorras para imprevistos, para darte caprichos y pensando en el mañana. Por lo tanto, el capital del que dispones tiene siempre que estar distribuido entre estas dos cuestiones.
  3. Invierte a una edad temprana: cada vez es más frecuente ver productos financieros a unos costes asumibles para atraer a los más jóvenes hacia el mundo de las inversiones. Aunque no te recomiendo que te lances a la Bolsa sin unos conocimientos previos, sí que es verdad que deberías plantearte invertir de algún modo parte del dinero que tienes ahorrado. Nunca todo, porque como explicamos en el anterior apartado, hay que saber diferenciar.
  4. Mantén siempre un fondo de ahorro de reserva: tener ahorros significa que en momentos difíciles puedes recurrir a ellos sin meterte en más problemas. Si nunca has vivido un imprevisto, nunca habrás comprobado la tranquilidad que esto te puede llegar a otorgar. Sin embargo, es fundamental que apuestes por él, aunque no vayas a utilizarlo. Siempre es mejor así que verse en un mal momento sin saber cómo salir de él.
  5. Usa el crédito para sumar, siempre: disponer de crédito, ya sea a través de tarjetas o de préstamos personales es un riesgo si no sabes sacarle partido. Está claro que para invertir, casi siempre hay que recurrir a esta fórmula, pero la clave está en analizar hasta qué punto te conviene dicha inversión. Por otro lado, si algo está de rebajas, o de oferta, y la oportunidad de obtenerlo a ese precio pasará, es también un buen momento para tirar de él, pero con cautela y siendo consciente del gasto que se está haciendo.
  6. Acuérdate de tu jubilación: con esto no quiero decir que debas contratar sí o sí un plan de pensiones. De hecho, existen instrumentos con mejores rentabilidades para conseguir un importante colchón para cuando te retires. Sin embargo, sí que debes tener presente ese momento de tu vida. Y como hemos dicho en más de una ocasión, cuanto antes empieces a ahorrar para ello, más fácil será que tengas la vida con la que has soñado después de tu trabajo

Foto: © diego_cervo

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...