5 malas noticias de la buena racha de creación de empleo que no son portada

Tras esas cifras de creación de empleo que asaltan las portadas de todos los diarios vemos datos que no son tan positivos. El empleo precario y la contratación temporal son los más importantes.

creacion empleo

La noticia de todos los diarios son los buenos datos de creación de empleo. Cuando se toman las cifras de manera unitaria, incluso se llega a admitir que se trata de un récord que no se veía desde la década de los 90. Pero, como casi siempre, hay varias interpretaciones del mismo dato. No podemos olvidar que nos encontramos en pleno verano, que los empleos que se requieren están prácticamente todos relacionados con el sector servicios y que, la mayoría de ellos dejarán de existir en cuanto termine el período estival. Puede que lo que hoy suene a fuegos artificiales, mañana no sea más que una ilusión que se venga abajo.

La realidad es que políticamente nos encontramos en campaña de elecciones. Si bien todavía no sabemos cuándo será su convocatoria, en 2015 elegiremos presidente y ejecutivo, y nadie olvida que el principal problema de los españoles es el paro. De ahí que todo el mundo esté hablando de estas cifras, para bien o para mal, según el color político con el que se definan como opción. Pero, ¿realmente está mejorando el paro o se trata de una ilusión causada por el verano? Intentamos analizar un poco más allá de las que se suponen son las cifras récord de todos los tiempos.

Las malas noticias sobre el empleo que son una realidad

  1. El empleo que se crea es precario: no hay manera de contradecir la afirmación. Basta con echar un ojo a las muchas páginas de empleo que existen para darse cuenta de que el salario mínimo es la norma y que los trabajos que rondan los 300 euros son una realidad por unas cuantas horas a la semana. Puede que si se sumasen horas para hacer una jornada completa se llegase a final del mes, pero, ¿cómo se logra eso manteniendo la flexibilidad horaria que requieren muchos de estos empleos? Se trata prácticamente de una misión imposible.
  2. El empleo que se crea es temporal: la mayor parte de los nuevos contratos de trabajo son temporales. Hay que recordar además que a día de hoy existe la figura en la que se puede firmar un contrato con un despido libre al año considerando que no se supera el período de pruebas. Está claro que algunas situaciones le han puesto al trabajador muy difícil ganarse la vida, y desde luego, la inestabilidad laboral a la que se le condena es una de ellas.
  3. El empleo que se crea no permite la estabilidad: hablamos de estabilidad económica que permita mantener un nivel de vida normal. Pero, también nos referimos a una estabilidad de cara al futuro para poder invertir y echar raíces. Ni lo uno, ni lo otro es posible a día de hoy con la mayoría de las ofertas de empleo que nos encontramos y cuyo número hace pensar en fuegos artificiales tras una pésima racha en la creación de puestos de trabajo.
  4. Crece el número de trabajadores con contratos por horas: los contratos que duran unas cuantas horas y que se repiten en varias jornadas al mes ya no son una excepción a todas las normas. Muchas ETTs ofrecen este tipo de contratación que exige al trabajador estar atento al teléfono para cuando le llamen iniciar su jornada laboral. No se pueden hacer planes, pero tampoco se cobra como si de verdad se estuviese teniendo en cuenta el tiempo libre del que no se disfruta.
  5. El trabajo que hay se concentra en sectores estacionales y con salarios bajos: la mayoría de los puestos de trabajo que se ofrecen se dan en el mundo de los servicios, y sobre todo, en el sector del turismo. Esto no tendría nada de malo, e incluso podría entenderse como algo positivo por el peso del turismo en la economía española sino fuese por el hecho de que generalmente en ese ámbito están los contratos más precarios y flexibles para el empresario.

No digo que no debamos de alegrarnos acerca de la creación de empleo en España, pero, desde luego, no creo que sea demasiado lógico conformarse con un reparto de empleos que nunca nos permitirá tener un nivel de vida decente. En el New York Times uno de los últimos editoriales hacía referencia a la situación del trabajo en nuestro país y, la conclusión a la que se llega en él es que la subsistencia es la que marca la norma de la oferta y la demanda. Y se ponga el precio que se ponga al trabajo, nunca una oferta queda con vancantes. Con un panorama así, no creo que debamos malgastar el presupuesto en los fuegos artificiales. No está el horno para bollos.

Pero para terminar con un enfoque un poco más positivo, revisa nuestra guía para encontrar trabajo en verano, puede que con un poco de suerte esquives todas las trabas antes comentadas. ¿Te animas?

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...