5 cosas que pueden hacer perder valor a tu casa para su venta

Hay ciertos factores que pueden resultar contraproducentes, ya que en un principio se cree aumentan el valor de la propiedad y consiguen el efecto contrario.

piscinas

Cuando queremos colocar un inmueble en el actual mercado, la idea de bajar su precio es la única salida para conseguir venderlo. Las hipotecas están en su mínimo histórico y parece que solo empresas y extranjeros disponen de capital para hacerse con las viviendas. Sin embargo, en ocasiones, cuando hemos vivido en ese inmueble, o por otros motivos les hemos realizado inversiones, hemos pensado que éstas revalorizarían el valor de la casa. También el entorno en el que se encontraba el inmueble podría haber sido una razón para comprarlo. Pero no siempre lo que se cree positivo para aumentar el valor de una propiedad lo es efectivamente. Hoy en A Fin de Mes hablamos de cosas que pueden hacer perder valor a tu casa para su venta.

5 Factores que pueden resultar en una valoración a la baja

  • Piscina: aunque pudiera parecer a todas luces todo lo contrario, la realidad es que el mantenimieno de ésta es carísimo. De hecho, en momentos en los que la liquidez no es el escenario mayoritario, este tipo de gasto continuado se suele valorar, y cuanto más alto sea, menor será el valor del inmueble. Además, los potenciales compradores buscan bienes con mínimas cuotas de mantenimiento, lo que no es el caso si la casa viene con piscina.
  • Árboles muy cerca: aunque pudieran parecer una fórmula ideal para un entorno bonito y sobre todo para crear cierto aire de privacidad, el mantenimiento que requieren junto con la atención necesaria para que no provoquen destrozos por el crecimiento de sus raíces hacen que se conviertan en una pega que resta valor a la casa en propiedad. Puede que para un comprador particular fueran una buena idea, pero las empresas entienden el concepto vivienda de otro modo y éste es uno de esos factores que definitivamente hace perder precio a tu propiedad.
  • Entorno con colegios y medios públicos: a no ser que se trate de una empresa que venda a extranjeros, o de extranjeros que compren directamente para vacaciones y no tengan ninguna intención de mudarse, resulta bastante complejo que la tranquilidad de no tener colegios alrededor pueda ganar la batalla a una balanza en la que se ponen los servicios públicos en el otro lado. Si este es el caso de tu propiedad, la única fórmula para que no pierda valor al no disponer de medios cercanos de escolarización es que los futuros propietarios no tengan hijos, o bien lo que comentábamos anteriormente. En todo caso, resta más que suma.
  • Propiedades con limitaciones: en muchos casos se han creado con la crisis figuras que incluyen al usufructo, derecho habitacional o simplemente a una venta vacacional que permite disfrutar de un lugar x días al año. Sin embargo, estas fórmulas que parecían la panacea y no paraban de crecer han disminuido con la crisis. Aunque se pueden seguir contemplando en opción, el cliente mayoritario actual muestra un nulo interés por bienes que se venden de cualquier otro modo que no sea el de la plena propiedad y derecho de uso.
  • Casa en calle sin salida: puede que lo de tener una calle sin tráfico rodado porque es de las que no va a ninguna parte más que a la urbanización fuese una gran idea al comprar la tuya. Sin embargo, si es la que se encuentra al final del todo perdería valor con respecto a las demás de la zona. La razón es bastante evidente, y no es otra que por ella pasarán todos los vehículos de ella a dar la vuelta, con lo que al final, aún sin tráfico, resulta realmente molesto vivir allí.

Como ves, lo que en principio pudo parecerte una gran ventaja, una genial idea, o el motivo principal de tu compra, no se valora igual en el mercado. Esto se produce precisamente porque el público principal que tiene acceso al capital para la compra de propiedades ha cambiado sustancialmente con la crisis del ladrillo y la posterior caída de ingresos en las economías familiares, que hasta ahora eran las principales demandantes de este tipo de bienes.

Hay que adaptarse a los nuevos mercados, o bien esperar a que las cosas regresen a su cauce. Pero esta segunda opción no siempre la tenemos a mano, ya que la liquidez que nos aporta la venta de un determinado bien es en ocasiones imprescindible de forma inmediata para las familias. Sobre todo con el alto desempleo y las nulas posibilidades de futuro que parece que tenemos en este país. En todo caso, la negociación del precio es un factor clave y dar con el público acertado, que pague más por tu propiedad, también.

Imagen: Jorge Franganillo

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...