5 cosas que deberías tener en cuenta para vender tu casa

¿Quieres aprovechar las ventajas fiscales de vender tu inmueble en 2014? Pues apunta estos consejos que deberías evitar o seguir para hacerlo de forma más segura.

vender casa

Vender la casa que no necesitamos, la segunda vivienda que en un principio nos pareció una prioridad y ahora podría darnos bastante liquidez, o simplemente una casa que hemos heredado se ha convertido en el objetivo del 2014 para muchas familias. Y no es que todas se hayan puesto de acuerdo, sino que venimos de una muy precaria situación en el mercado de la compra-venta, y a ello hay que sumar el hecho de que para el próximo año fiscal, suben los impuestos. Y lo hacen de manera considerable, sobre todo para los inmuebles más viejos ya que se eliminan conceptos como el de depreciación por uso o por el paso de los años.

Aunque la polémica acerca de ese tema sigue activa, sobre todo en un momento en el que la economía familiar pasa por uno de sus peores baches, y ante la subida de impuestos reiterada sobre la propiedad, por el momento todo indica que la norma se quedará tal y como ha sido redactada. Así que, de ser así, hoy queremos mostrarte 5 cosas que deberías tener en cuenta para vender tu casa, las cuales te ayudarán a hacerla más atractiva para los próximos inquilinos que vayan a visitarla. Puede que te resulten detalles fáciles de cambiar, pero que los cambies implica que la casa, al menos a los ojos de la mayoría, ganará valor.

  1. Cuidado con los detalles exteriores: puede que la casa que vayas a vender, lo que se vende en realidad sea lo que está de puertas para dentro, pero lo que queda de puertas para fuera también importa. Y mucho. En este caso particular te contamos que todo aquello que esté en tu mano, deberías hacerlo para mejorar el aspecto exterior de ésta. En caso de que sea una vivienda unifamiliar, no habrá problema. Y en el caso de que sea un edificio, y sea imposible negociar alguna rehabilitación con los vecinos, entonces procura que al menos esté todo limpio y tu andar con algunos detalles curiosos.
  2. Papeles pintados y baldosas llamativas: no se trata de que hagas una reforma integral de la casa, pero sí del hecho de que cambies aquello que resulta muy poco moderno o muy poco sofisticado. Es cierto que el papel pintado se ha puesto muy de moda actualmente, pero no sé si el que tienes, sobre todo si tiene años, puede considerarse como tal. Lo mejor es optar por paredes lisas en tonos neutros, y si es posible eliminar esas clásicas baldosas llamativas que han sido modernas en una época ya pasada. Mejorarás notablemente el aspecto de tu propiedad.
  3. Perseguir a los compradores: aunque tengas su número o su email, en caso de que te digan que se lo van a pensar, deja que se lo piensen. Si ellos están de verdad interesados, lo único que conseguirás es que piensen que el precio puede bajarse bastante de la cifra estipulada. Sino, te tacharán de bastante pesado sin mayores consecuencias. La idea es que tú te muestres disponible para cualquier cosa, pero deben ser ellos quienes llamen. En caso de que hubieses llegado a algún acuerdo y apareciese otro comprador, entonces lo mejor es informarles.
  4. Pasarte del precio: si tu idea es que el piso salga a la venta este año para evitarte los impuestos que vienen para el siguiente, entonces creo que sería realmente interesante que te plantees que el precio para el inmueble debe ser atractivo. ¿Y qué es atractivo? Pues más bajo que la media de la zona de similares características. Así que en esta ocasión, el mejor consejo que podemos darte para vender tu casa es precisamente que eches un vistazo a la competencia y que apuestes porque el tuyo sea el mejor en cuanto a números.
  5. Mantenimientos, obras y reformas: los actuales inquilinos se preocupan mucho más que antes por el hecho de que el gasto que supone tener una vivienda pueda ocasionarles problemas en el futuro. Así, suelen preguntarlo prácticamente todo antes de comprar. Si tu vivienda tiene gastos excesivos, bien de comunidad, bien por los servicios que tienes contratados, es más que probable que eso sea una pega para echarse atrás. A ser posible, procura negociar una bajada en el precio de los contratos por servicios, y también plantear en las reuniones con la comunidad que la cuota debe ser más baja de lo que es. Aunque no es fácil, al menos lo habrás intentado.

¿Te planteas vender tu casa antes de que se acabe el 2014 por el cambio de normativa? ¿Consideras que está realmente complicado colocar los inmuebles en el mercado, o que es más bien fácil? ¡Cuéntanos tu opinión al respecto!

Imagen: Udo Springfeld

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...