5 cosas para aprender de los niños sobre la vida empresarial

Los niños pueden ser grandes maestros si te fijas en pequeños detalles para aprender

Lo que todo empresario debe aprender de los niños

Siempre es favorable fomentar el emprendimiento y las cualidades del emprendedor en las etapas más tempranas. ¿Puedes imaginar un mundo con personas que desde pequeños tienen el chip de empresarios? Ese chip de líderes que ayude a no darse por vencidos al buscar la abundancia económica y social.

Realmente enseñar a nuestros niños el emprendimiento es algo muy importante, la vida empresarial de alguien puede cambiar su rumbo por completo, por ello lo mejor es ser padres que orienten a sus hijos a cumplir los sueños.

Creemos que a pesar de que hay mucho que podemos enseñarles a los niños, hay aún más cosas que nosotros podemos aprender de ellos.

Lecciones de la vida empresarial en los niños

Nuestra vida empresarial debe tener bases, las cuales pienses que sean muy complicadas, pero hay cosas que debemos aprender de los niños y aquí te diremos cuáles son:

  1. Hacer las cosas por nosotros mismos es la primera lección que un niño puede darnos en la vida empresarial. Hay cosas que no podemos dejárselas a nadie, si estas levantando una organización o una empresa, lo mejores hacer las cosas más importantes nosotros mismos.
  2. “No tengo miedo, es sólo precaución” es la segunda lección que aprendemos de los niños para nuestra vida empresarial. Una de las actitudes de los pequeños que más sorprende es su capacidad para tomar riesgos.
  3. Se dejan llevar por su intuición: hay muchas personas que se quedan la vida pensando en que invertir, pero los niños son tan soñadores que desde pequeños piensan a que podrían dedicarse.
  4. “Yo puedo solo, soy grande”: Para ellos nada es imposible y sólo hace falta que lo retes para que, comience a demostrarte que él ya no es tan pequeño. Definirse como alguien más es una acción que emprendedores de éxito han identificado como esencial para conseguir sus objetivos. Cuando necesitamos revender, nos ponemos el traje de vendedor; cuando deseamos ser jefes cambiamos nuestra actitud; cuando deseamos poner manos a la obra y trabajar nos colocamos el casco amarillo y simplemente lo hacemos.
  5. “Inventé esto”: ¿Cuántas ideas crees que surgen de la mente de un niño en unos cuantos minutos? Ellos son capaces de ver elefantes dentro de una serpiente o imaginarse la más increíble aventura con sus juguetes, como aquel conocido Principito.

Tenemos que tener la imaginación que tienen los niños para hacer posible lo que soñamos. Hay muchas cosas que son simples, y que al ser adultos las olvidamos.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...