5 comisiones habituales de los bancos y cómo eliminarlas

Los bancos cobran comisiones y éstas no son siempre bien conocidas por los propios usuarios. Hoy te explicamos las más habituales y algunas ideas sobre cómo eliminarlas.

comisiones bancarias

Muchas veces hemos hablado en nuestro blog de comisiones realmente absurdas que las entidades bancarias cobran a sus clientes. Otras tantas, de aquellos bancos que han instaurado una política de atención diferente, y apuestan por un cero comisiones sin prácticamente letra pequeña. Sin embargo, más allá de cobros que se hacen de forma puntual y por motivos más que discutibles, las comisiones más habituales de los bancos son las que más pesan en el bolsillo de los españoles, y es precisamente a ellas a las que nos referimos hoy. A continuación vamos a enumerar aquellas que se repiten más a menudo y aprovechamos a darte algunos consejos para deshacerte de ellas.

Las comisiones que más habitualmente cobran los bancos a sus clientes tienen mucho que ver con el mantenimiento de cuenta, las operaciones habituales, las tarjetas disponibles, los préstamos y créditos, y aquellas que están relacionadas con las inversiones en bolsa. En realidad, será difícil deshacerte del todo de las dos últimas, pero siempre hay fórmulas para las anteriores, así como para conseguir que las que no pueden quedarse en cero, se acerquen el máximo a este número en la medida de lo posible.

Comisiones habituales en las entidades bancarias

  1. Comisión de mantenimiento: puede tratarse de una comisión mensual, trimestral, semestral o anual que el cliente debe abonar simplemente por tener una cuenta disponible en dicha entidad. Aunque puede parecer absurdo, se supone que está pensada para cubrir los costes que la entidad tiene al tratar todas las operaciones y consultas que el cliente realiza. Sin embargo, con el lanzamiento de las webs de operativa bancaria desde internet, son cada vez más las entidades que las han reducido o eliminado. De hecho, ese es precisamente nuestro truco para no pagarlas: consultar las ofertas online o preguntar en tu entidad por los programas que las eliminan.
  2. Comisión por descubierto en cuenta: se trata de una de las comisiones que más se han temido con la crisis. Al no haber suficiente saldo disponible en la cuenta cuando por ejemplo entra un recibo de cobro, el banco admite a trámite ese recibo pero, a cambio, del saldo que se queda en números rojos habrá que descontar un dinero que se pacta por contrato. Hay que prestar atención porque muchos bancos aplican esta comisión como un porcentaje del saldo negativo como si se tratase de un interés y otras además añaden una comisión fija por el descubierto en sí. Para librarse de ellas, aunque resulta complicado, lo mejor es consultar aquellos bancos que permiten tener unos días la cuenta en estos números sin que ocurra nada. Aunque cada vez son menos los que lo aplican y solo a determinado perfil de cliente.
  3. Comisiones por tarjetas: disponer de una tarjeta de débito o de crédito puede tener asociado un coste importante. En realidad, casi todos los bancos aplicaban hasta hace más bien poco una cuota fija anual que generalmente podría resultar gratuita durante el primer año o para el colectivo de los más jóvenes. Sin embargo, también precisamente por el aumento de los pagos con plásticos y por la llegada de grupos bancarios que apuestan a no cobrar a sus clientes por este servicio, es cada vez más habitual que puedas evitar el pago de esta comisión. ¿Cómo? Consulta con tu banco si hay algún programa activo o si puedes cumplir ciertas condiciones para lograrlo. Sino, platéate contratar algunas de las tarjetas gratuitas que existen en el mercado.
  4. Contratar un crédito: más allá del interés que te cobren los bancos a la hora de darte la financiación, las entidades te cobran comisiones asociadas a este producto. Los valores pueden variar mucho entre entidades y encarecer de manera considerable la financiación puesto que se aplican sobre el total del préstamo concedido o sobre la parte restante por pagar. Aunque quieras no podrás salir de ellas, al menos de momento porque ninguna entidad las ha eliminado como tal. Sin embargo, si haces un análisis exhaustivo, sí que es cierto que vas a poder acogerte a unas mejores condiciones.
  5. Comisiones por inversiones en bolsa: la conocida como comisión sobre los beneficios no puede eliminarse bajo ningún concepto. Además, hay comisiones de custodia y los broker pueden solicitar cargos extras. Las cuentas online que tienen este tipo de operativa suelen aplicar los mínimos que les permite la ley y resultan ser las más rentables para aquellos que han decidido invertir parte de sus ahorros en el mundo bursátil.

¿Ya habías pensado antes en eliminar las comisiones habituales en tu entidad bancaria?

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...