La gamificación es ya una realidad para encontrar empleo

Los métodos para reclutar nuevos trabajadores van cambiando. Ya no se lleva eso de entrevistas, ni currículums. Ahora la tendencia va por la gamificación, la utilización de los juegos o videojuegos, para conocer las cualidades y capacidades del aspirante.

Gamificación o buscar empleo jugando

¿No sabes lo qué es la gamificación? No te preocupes, yo tampoco lo sabía antes. Es el significado de una de esas palabras raras inglesas, de ludificación, que ha sido traducida al castellano como gamificación, jueguización o juguetización. Pero que si la llegan a dejar como estaba casi se hubiera entendido mejor que después de realizar la transcripción a nuestro idioma.

Se trata del uso de técnicas, elementos y dinámicas propias de los juegos y el ocio, en actividades no recreativas, con el fin de potenciar la motivación, así como de reforzar la conducta para solucionar un problema, mejorar la productividad o conseguir un objetivo. En este caso, se emplea la tecnología digital disponible en la actualidad y se aplica a la búsqueda de empleo.

La gamificación: el videojuego como aliado en la búsqueda de empleo

Los videojuegos, la gamificación o el uso de juegos, se han convertido en uno de los métodos de selección que usan las empresas para escoger al mejor candidato a un puesto de trabajo. Sí, sorpréndete, ya no te van a preguntar sobre el currículum que has presentado para asegurarse de que has dicho la verdad, nada más que la verdad y toda la verdad. Qué va, ahora te van a preguntar si te gustan los videojuegos.

Y no solo te lo van a preguntar sino que te van a poner a jugar; ya puedes empezar, si eres entradito en años, a practicar con tus hijos. A través del juego, estos experimentados reclutadores, lograrán conocerte mejor de lo que lo harían con la tradicional entrevista laboral. Así que, agudiza tus estrategias, nunca mejor dicho.

Hasta la fecha todo se hacía a base de la entrevista personal, los test y las dinámicas de grupo. Y para superar con éxito estas pruebas había academias y expertos preparadores. Tanto es así que algunos ya se las sabían todas y lograban camelar hasta a los más listos.

Pasaba algo así como con los virus y los antivirus de los ordenadores, que eran complementarios, por lo que el equipo seleccionador, harto de que le adivinasen las preguntas y terminasen contratando a quien mejor interpretaba el papel que tocaba en cada momento, decidió cambiar de técnica para sorprender. Y vaya si están sorprendiendo.

Optaron por incorporar otras técnicas que aportaran frescura y un componente imprevisible para conseguir que cada candidato sacase lo mejor de sí mismo y lo demostrase. Ya no se fijan tanto en los títulos o los expedientes académicos, ahora tratan de descubrir las competencias de cada uno. Y parece que los videojuegos ayudan y mucho a conocer las habilidades de los potenciales empleados.

Transparencia garantizada con la gamificación

La gamificación permite averiguar rasgos personales ligados con la competitividad, el juego limpio, la sinceridad y la transparencia. Y a la vez, valorar la rapidez de reflejos, la competencia digital, la colaboración y el trabajo en equipo.

Una correcta puesta a punto de estrategias de gamificación permite pasar de la conectividad (espectador) a la implicación (compromiso), logrando que los miembros de una comunidad, los trabajadores de una empresa, los estudiantes de un instituto, los habitantes de una ciudad (prácticamente cualquier colectivo o individuo) participen de manera dinámica y activa en acciones que generalmente requieren un esfuerzo de la voluntad.

La integración de dinámicas de juego en entornos no lúdicos no es un fenómeno nuevo, pero el crecimiento exponencial del uso de los videojuegos en los últimos años ha despertado el interés de expertos en comunicación, psicología, educación, salud y productividad para descifrar las claves que hacen del videojuego un medio tan eficaz, y su aplicación a otros ámbitos no necesariamente lúdicos, como el de la selección de personal para las empresas.

A través de juegos de codificación, gymkanas, retos de diseño o de simulación, role-plays… el reclutador puede conocer si el candidato encaja para un determinado puesto de trabajo o si lo haría mejor en otro departamento; si es creativo y tiene facilidad para la resolución de problemas, etc. Y el potencial trabajador puede demostrar sus destrezas en un entorno más distendido y sin la presión que supone sentarse frente a frente.

Empresas que emplean la gamificación

Esto no es un sueño para el futuro, muchas empresas lo llevan poniendo en práctica desde hace años. La conocida firma de cosméticos L’Oréal fue una de las pioneras en el uso de la gamificación, hace ya 25 años. También utilizan estas técnicas empresas como la cadena internacional de hoteles Marriott, Barclays y Google. Por medio de juegos, estas y otras compañías, incorporan a sus empresas estudiantes de carreras ligadas a la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas, además de otro tipo de candidatos.

Bueno, pues visto lo visto, ya no te queda más que prepararte para afrontar nuevos retos, porque ya no te van a decir en latín: “Por favor, ¿me enseña su “currículum”?” A lo que tu respondías para sorprender: “¡Es que me da mucho “reparum”!”.

Ahora, llévate una bolsa y cuando te pregunten malévolamente: “¿Aceptas jugar un rato?”. Tú, para sorprenderles a ellos, sacas lo que llevas en la bolsa y les dices: “Por supuesto que acepto. ¿Un mus, un parchís o el dominó?” Puede que te contraten por la ocurrencia. A nuevos retos, nuevas estrategias.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...