Trampas de permanencia que usan las compañías telefónicas

El cambio de compañía telefónica es algo cada vez más habitual. Hoy queremos mostrarte algunas de las irregularidades detectadas por FACUA y soluciones para que no te ocurra a ti.

permanencia movil

Aunque la competencia ha conseguido que las compañías telefónicas modulen sus precios y busquen tratar mejor al cliente, los grandes operadores continúan infringiendo la ley y utilizan prácticas abusivas que pueden hacer que el cliente se sienta realmente acorralado por no poder librarse de ellos. En este caso, con la demanda pendiente de FACUA por el aumento de las tarifas base de Movistar, la misma entidad de protección al consumidor ha elaborado un escrito en el que resumen las trampas más habituales de los operadores de telefonía para evitar concederte la resolución de tu contrato o eliminar la permanencia que tienes con ellos. Si nunca te ha ocurrido nada similar, quizás te conviene tenerlas en cuenta para no caer en ellas.

En realidad, no solo se trata de evitar a toda costa los contratos de permanencia, sino saber cómo reaccionar a las más clásicas excusas de las empresas para negarse a permitirte el cambio de operador. Lo que debes conocer es que tus derechos se mantienen, aunque ellos te digan lo contrario y que existen opciones para reclamarles si se niegan a darte lo que realmente te corresponde. En nuestro blog publicaremos próximamente un artículo relacionado con los pasos a seguir para hacer reclamaciones ante las compañías telefónicas. Pero hoy, veamos algunas de las estrategias más utilizadas para evitar que te vayas forzándote a quedarte.

Técnicas que usan las compañías para evitar que cambies de operador

  1. Ofrecerte lo que nunca te han ofrecido: son muchos los usuarios que se quejan de que sus operadores tradicionales esperan a que den el aviso de marcharse para acabar ofreciéndole aquello que necesitaban. Pero, ¿por qué no antes? De momento, la fidelización no es el fuerte de estas compañías y la verdad, a mí particularmente me gustan más las empresas que ofrecen las mejores condiciones o pagos flexibles según lo que requieres.
  2. Darte un móvil gratis con un nuevo contrato de permanencia y tarifa asociada: para que no te vayas puede parecer que tu operador te asigna un premio de esos importantes. Sin embargo, casi siempre estos premios esconden una nueva permanencia y, en muchas ocasiones, tarifas que no te convienen en absoluto. Mi recomendación es que si has decidido cambiarte, lo hagas porque tus razones tendrás. Y mucho mejor sin permanencia en ningún caso.
  3. Pasarte con varios operadores sin resolverte la cuestión: explicar cinco veces a cinco personas distintas lo que te pasa suele resultar un problema importante para un usuario que quiere tramitar su baja o su portabilidad. A veces, el asunto suele ser tan cansino que acabas por darte por vencido. Lo que deberías hacer es poner una queja o acudir directamente al servicio al consumidor denunciando la situación que te ocurre.
  4. Ponerte frente a una máquina que no entiende la palabra “baja”: los contestadores automáticos son muy frecuentes a la hora de establecer una conexión con los servicios al cliente. Pero, algunos están pensados de tal manera que el cliente no puede obtener información ni hablar con un operador para tramitar la baja en el servicio. La recomendación es que le des a otra de las opciones en la máquina y esperes a ser atendido.
  5. Asustarte con los importes de penalización de la permanencia: muchas empresas, cuando ven que los clientes tienen permanencia mienten sobre la cuantía que se debe pagar por rescindir del contrato. Así, el usuario termina por asustarse y prefiere mantenerse con la misma compañía aún a disgusto. En este caso, lee bien tu contrato y asegúrate que lo que te dicen es correcto

FACUA ha investigado a fondo el tema y ha llegado a la conclusión de que todavía se cometen numerosos fraudes al respecto y, en muchos casos, los consumidores no saben cómo reaccionar. Por eso, si crees que se ha cometido una situación que no es lógica o se han vulnerado tus derechos, siempre debes presentar una reclamación. Si todos lo hiciésemos saldrían a la luz mucho más a menudo los problemas que sufrimos todos los días y se les podría hacer frente. En todo caso, yo soy de las que prefieren quedarse con esas nuevas empresas que te ofrecen primero a ti como cliente y luego a los nuevos y mantienen lo que prometen. ¿Tú estás contento con tu compañía o has querido cambiarte y te lo han impedido?

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...