Los pagos con el móvil se disparan en el último año

Pagar con el teléfono móvil en lugar de utilizar dinero en efectivo o dinero de plástico, es la última tendencia. Parece más cómodo, más sencillo, más eficaz, pero también tiene algunos riesgos, hay que garantizar la seguridad.

pagos con el movil

Año tras año las transacciones en efectivo van perdiendo importancia, hasta hay países como Dinamarca en los que el Gobierno ha liberado a las tiendas de ropa, gasolineras y restaurantes de la obligación de tener que admitir monedas y billetes y podrán exigir a sus clientes a pagar exclusivamente con tarjeta o a través del teléfono móvil.

Cada vez parece más claro que el dinero en efectivo tiene sus días contados, auque como mínimo le quedan un par de generaciones, porque las personas mayores se resisten a dejar de usar los tradicionales billetes y monedas. Con todo, su uso ha disminuido casi un 60% en el último año, pero el 79% de los españoles reconoce que nunca se plantearía ir sin efectivo, especialmente si tiene que pagar pequeñas cantidades. Hasta no hace mucho el sustitutivo del dinero en efectivo era el dinero de plástico, las tarjetas bancarias de débito o crédito, pero de un tiempo a esta parte a las tarjetas se ha añadido la posibilidad de pago por contacto de las mismas para cantidades pequeñas, sin necesidad de firmar ni introducir claves.

El crecimiento de este sistema se está produciendo en ambos sentidos, consumidor y comercios, estos últimos con nuevos terminales adaptados. Con ellos, tan sólo acercando la tarjeta al terminal, realizamos el pago de nuestras compras sin otras medidas de seguridad como el pin o la firma, válido hasta para los pagos más pequeños como el pan o el billete de autobús.

Pagando con el móvil

El móvil es otro segmento de medios de pago que no deja de crecer. La tecnología NFC (Near Field Communications) te permite comprar acercando el móvil a un terminal de venta, pero sin necesidad de realizar contacto, sólo proximidad. Para ello es necesario que comprador y vendedor hayan adoptado esta tecnología. Para poder pagar con el móvil necesitas: un smartphone con NFC, una aplicación instalada, un establecimiento que permita este tipo de pagos y a veces una SIM especial. Muchas empresas y bancos ya ofrecen su app para poder emplear esta nueva tecnología para efectuar los pagos. Un mecanismo que acorta y simplifica el proceso de compraventa hasta el extremo.

Hay tiendas que hasta te ofrecen descuentos si te descargas su app y la utilizas. Y dispositivos de control de hora en aparcamientos que con esta tecnología, te permiten pagar únicamente lo correspondiente al tiempo que tu vehículo ha permanecido estacionado.

La paulatina eliminación del efectivo ayudará a evitar robos indeseados, reducirá las posibilidades de evasión fiscal y corrupción, buscando, también, reducir costes y aumentar la productividad. A la hora de hacer una compra con tarjeta, los bancos cobran al establecimiento la comisión correspondiente a las que suma las que ya le paga el dueño de la tarjeta por emisión o renovación.

Pero no todo es tan idílico. El fin del dinero en efectivo tiene sus puntos negativos: la desaparición del dinero físico podría perjudicar a los colectivos más desfavorecidos, como las personas sin recursos. Y, por otro lado, los hackers y riesgos de seguridad informática seguirán creciendo. Pese a ello, cada vez son más los consumidores que utilizan métodos de pago alternativos adaptados a sus necesidades. Entre ellos, el pago con el móvil se ha convertido en una alternativa real para el 67% de los españoles, y más de la mitad, el 54%, lo consideran más sencillo que el uso del dinero en metálico.

Y las carteras abultan menos sin tanta tarjeta dentro. La elección está al alcance de tu mano, nunca mejor dicho.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...