Consejos a seguir antes de contratar un seguro para móviles o gadgets

Cada vez es más frecuente que con la compra de un gadget nos ofrezcan un seguro asociado que nos cubra roturas y posibles daños en éste. Hoy te contamos las claves a tener en cuenta para elegir uno.

seguros gadgets

En A Fin de Mes ya hemos hablado en anteriores ocasiones sobre la conveniencia de contratar seguros a la hora de comprar gadgets de electrónica. Aunque hay que leerse muy bien las condiciones de las pólizas, y valorar si realmente el desembolso del dinero que vamos a hacer nos compensa, lo cierto es que si a pesar de ello te muestras convencido de que realmente lo necesitas, hay ciertos consejos que te podrían ser de gran utilidad a la hora de elegir un buen seguro para móviles, tablets y portátiles.

Al igual que en el resto de seguros, hay que valorar varias cuestiones generales a la hora de elegir un seguro para nuestros productos de electrónica. Estas pueden ser por ejemplo el precio, la reputación de la aseguradora con los que ya son clientes, las garantías y coberturas que nos ofrecen, los tiempos de asistencia, la posibilidad de tener un gadget de sustitución… Sin embargo, precisamente por tratarse de seguros tan específicos, también hay factores muy concretos que deberías considerar antes de firmar el contrato de seguro para tu nuevo gadget. De ellos, te hablamos justo a continuación.

Lo que debes valorar antes de firmar un seguro para móviles

  • La relación coste-beneficio: ¿cuánto te ha costado el teléfono que te has comprado? ¿Cuánto cuesta el seguro? En caso de que suceda lo peor, y el teléfono se pierda, o deje de funcionar ¿cuánto te pagarían por él? ¿te darían uno nuevo o te lo dejarían cómo nuevo? Lo más importante es analizar las posibilidades de que algo le ocurra al gadget, y las condiciones que te ofrecerá el seguro para cuando eso pase. Si el seguro cuesta más de lo que pensabas, analiza las pólizas de cobertura, porque puede haber algunas que no pensases cubriese, y ser mejor idea. Sino, mejor consulta otras empresas, porque no conviene pagar más de un 10% del coste del producto, ya que éste también se devalúa.
  • Atención a las franquicias: muchos seguros de móviles y gadgets te ofrecen un precio realmente bajo a cambio de colocar una franquicia. No es algo muy distinto a lo que ocurre en el caso de otros seguros, pero ten en cuenta que cualquier pequeña cosa que se rompa o se estropee tendrá ese coste mínimo antes de proceder a ser reparada ¿Realmente te compensa? Probablemente llegues a la conclusión de que será mejor no darles parte, ya que el coste de la franquicia no cubrirá reparaciones menores. Mejor siempre sin franquicia en estos casos.
  • Las normas por escrito y en contrato anual: los contratos de las aseguradoras son anuales, aunque te permitan pagar una pequeña cantidad mensualmente. Así, ten en cuenta que si te quieres dar luego de baja, no vas a poder hacerlo, al menos no sin penalizaciones. Además, aunque el vendedor de seguros te prometa muchas cosas, debes centrarte en lo que pone el contrato. A veces aseguran que la cobertura se amplía por no sé que promoción, y sin embargo, a la hora de la verdad, si no está en el papel, su palabra se quedará en el aire y tú te quedarás con los crespos hechos.
  • Seguros que no son seguros: como ya hemos dicho en otras ocasiones en nuestro blog, hay que comprobar las coberturas que ya tenemos cubiertas para evitarnos pagar dos veces por lo mismo. Más que nada porque aunque tengas cinco seguros contratados para la misma cosa, solo te pagará uno de ellos. Así, revisa tu seguro de hogar, y los seguros de las tarjetas de crédito. En ellos en muchos casos se cubren las roturas de este tipo de dispositivos, aunque tendrás que asegurarte que esta cobertura, que suele ser complementaria, está en vigor en tu caso. Si no lo está, quizás te compense también preguntar cuánto te costaría antes de firmar por un seguro exclusivo para tus gadgets.
  • Renovaciones engañosas: los seguros se renuevan si tu no avisas con la suficiente antelación. Eso sí, si cambian las condiciones, la compañía está obligada a avisarte para que estudies si te interesa o no seguir con ellos. De todas maneras, tras el primer año, puede que el contrato indique que el dispositivo electrónico pierde valor, y que por lo tanto, en caso de indemnización porque no se puede reparar, decidan pagarte menos del dinero que te gastaste en él. Revisa bien los términos del contrato inicial, y los términos del contrato de renovación para no llevarte sustos en ese sentido.

¿Has firmado alguna vez un seguro de accidentes y rotura para móviles? ¿Cuál ha sido tu experiencia?

Imagen: Brett Taylor

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...