Suspenso general de los niños españoles en economía doméstica

La educación financiera de los adolescentes españoles sigue estando por debajo de la media europea. Algo que debería preocupar un poco más a las Administraciones para ponerle remedio.

estudiantes PISA

Según el informe específico de PISA sobre competencia financiera, España ha quedado en el puesto 10 de los 15 países analizados, no es una buena posición pero al menos no ocupa el último lugar como en el festival de Eurovisón. Esta prueba de PISA es un informe complementario al famoso informe PISA y se realizó a la vez que el informe general, que medía el nivel en Matemáticas, Lectura y Ciencias, eligiendo aleatoriamente a un número proporcional de alumnos para realizar la prueba financiera por separado.

En total, la completaron en todo el mundo 48.000 estudiantes, que representan a los 12 millones de estudiantes de los 15 países participantes. En España, un total de 6.736 alumnos realizaron PISA 2015, de los que 1.750 contestaron la prueba de competencia financiera.

Los alumnos españoles de 15 años han empeorado ligeramente su rendimiento en competencia financiera pues han obtenido 15 puntos menos que en la edición de 2012. Han conseguido 469 puntos frente a los 566 de China, los primeros; y los 393 de Brasil, los últimos. Y, aunque el test utilizado para obtener los datos no ha sido exactamente igual, España se mantiene por debajo de la media de la OCDE.

Con este informe se mide por segunda vez el grado de conocimiento y destrezas financieras necesarias de los jóvenes al final de la etapa de enseñanza obligatoria, en el momento de tener que decidir si acceder a un empleo o seguir estudiando Bachillerato o Formación Profesional de grado medio.

Descifrando los números de PISA

Pero los puntos no dicen mucho si no se tienen en cuenta otro tipo de referencias. El informe establece cinco niveles, siendo el primero el más bajo, el inferior, del dos al cuatro se establecen los niveles básicos y el quinto, el más alto, sería el superior. El 25% se encuentra en el primer nivel, están por debajo del básico. No alcanzan a resolver asuntos sencillos de economía doméstica, como reconocer una factura, tomar decisiones sobre el gasto cotidiano o utilizar una tarjeta de crédito. En la edición anterior eran un 16,5%.

El mantenimiento de la crisis económica tiene que influir en estos resultados, pues bastantes de los niños españoles no tienen hoy la misma proximidad el mundo financiero que el que tenían no hace tantos tiempo atrás. Pero puede influir también una educación excesivamente proteccionista que da todo resuelto a niños y adolescentes.

En torno a un 70% se encontraría en los niveles básicos y sólo un 5% en el nivel superior. Pero en esto no estamos muy distantes del resto de países. La mayoría se sitúan en el entorno de los niveles básicos y con un porcentaje similar en el superior, salvando China, Bélgica y Canadá, que tienen algo más de un 25% en el nivel superior. Países Bajos y Australia también obtienen buenos porcentajes.

De hecho, ocupamos el último lugar de los diez países mejor situados, porque los cinco que se encuentran por detrás lo hacen a bastante distancia, con porcentajes cercanos al 40% en el nivel inferior, y bastante menos del 10% en el superior. Aunque ya se sabe: “Mal de muchos, consuelo de tontos”.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...