Si no sabes de tecnologías digitales te será más difícil encontrar trabajo

Las competencias personales siempre han sido importantes a la hora de encontrar trabajo. Hoy día esas competencias son competencias en tecnologías digitales y se exigen tanto a los empleados como a las empresas.

Conoce los mejores comparadores de precios online

Hace algunos años, una serie de conocimientos te abrían más fácilmente las puertas del mercado laboral, por ejemplo, escribir a máquina (todavía no existían los ordenadores). Durante las vacaciones de verano te apuntabas a una academia y a teclear y tirar de cuartillas, porque a escribir a máquina no te enseñaban en las escuelas. Luego vino lo de tener carnet de conducir, saber inglés… Tampoco te lo enseñaban en los colegios. Allí daban francés, a veces incluso inglés, pero eso, lo daban. Lo que tu cogieses era otra cosa, vamos que ni “papa”.

Ahora las cosas han cambiado, escribir a máquina no es necesario porque ya se nace aprendido; lo de las teclas se lleva en la genética, como lo de conducir; y el inglés, ya se sabe, se presupone el nivel básico, osea, que no se sabe. Pero lo importante hoy es tener conocimientos de informática, saber de nuevas tecnologías digitales. Y, ¡oh, desgracia! tampoco se enseña en las escuelas ni en las universidades, al menos no se hace con la calidad deseada y necesaria.

Reconócelo, si no sabes de tecnologías digitales te será más difícil encontrar trabajo, la falta de formación digital arruina las perspectivas de empleo de muchos jóvenes, por lo que tendrás que plantearse seriamente tu formación en este tipo de competencias si quieren conseguir empleo en lo próximos años, de la misma manera que antes aprendíamos a escribir a máquina.

Los perfiles más buscados se vinculan al Big Data, la Ciberseguridad, el Internet de las cosas o el campo de las Aplicaciones. Y las competencias digitales más valoradas por las empresas son las siguientes: Visión estratégica. Búsqueda y selección crítica de la información en la red. Planificación del trabajo en línea. Tratamiento y elaboración de la información digital. Trabajo en equipo y coordinación de esfuerzos. Presentación y difusión de la información en la red.

Las previsiones de empleo dicen que hay unos 350.000 puestos de trabajo esperando a ser ocupados por profesionales formados en competencias digitales, y que la cifra crecerá hasta los 3 millones en 2020. Pero ello supone un aprendizaje continuo, porque el mundo digital avanza implacablemente, obligando a estudiantes y profesionales a ajustarse a su ritmo y solo los que sean capaces de adaptarse a las nuevas competencias digitales  podrán acceder a esas oportunidades laborales.

La digitalización es la clave del presente y del futuro

Pero el reto no es solo para los que aspiran a entrar o mantenerse en el mercado laboral sino también para las empresas, que no pueden pedir a sus empleados competencia en tecnología digital si luego ellas carecen de los medios más elementales. Que antes te preguntaban si sabías escribir a máquina, pero no te hacían llevar la máquina de escribir al trabajo, las ponían las empresas.

Pues resulta que hoy las empresas que demandan profesionales formados para sus puestos no se adaptan a la digitalización, solo un 40% de las empresas locales se encuentran inmersas en un proceso de transformación digital, mientras el 60% restante se conforma con mantener su negocio de forma tradicional y eso que pueden acceder a subvenciones del Estado para adaptar sus negocios a las nuevas tecnologías.

Las empresas más adaptadas al campo digital son las relativas al área de telecomunicaciones, servicios y banca, mientras que las del área de hostelería y agricultura son las más rezagadas. Como se puede ver algunas cosas van cambiando pero otras permanecen inalteradas, como en los chistes. Aquí va uno actualizado a la era digital, en este caso el comienzo y el final son iguales, sólo cambia el intermedio.

Una persona se presenta en una empresa y le preguntan qué desea, ella responde: “vengo por lo del anuncio de trabajo” (el comienzo es el mismo). Antes: “¿Sabe usted escribir a máquina?. –No. ¿Sabe usted inglés? –No…”. Ahora (esto es lo que cambia): “¿Sabes informática? –No. ¿Gestión online de empresa? –No. ¿Elaboración de información digital? –No…” El final continua siendo el mismo en ambos casos: “Si no sabe nada de esto, entonces, ¿para qué viene?” –Pues para decir que no cuenten conmigo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...