Créditos para sufragar gastos en material escolar y libros

La falta de becas y subvenciones o el aumento de los requisitos para obtenerlas hace que la mayoría de los estudiantes deban recurrir a financiación externa para poder pagarse la educación.

créditos escolares

Probablemente en más de una ocasión hayas tenido serios problemas para llegar al final de mes con la vuelta al cole. Los niños necesitan de un gasto enorme cuando comienza el curso y lo cierto es que no siempre podemos hacer frente a éste. De hecho, cada vez resulta más habitual recurrir a las tarjetas de créditos, a las ayudas de familiares y amigos o a los préstamos rápidos para hacernos con esa liquidez que tanta falta nos hace. Pero la cosa se está complicando. Precisamente la falta de subvenciones y ayudas que se han ido recortando poco a poco hace que las familias requieran cada vez más de ese dinero extra, y precisamente por ello hoy hablamos de créditos para sufragar gastos escolares y relacionados con los estudios.

Hablamos de préstamos que se pueden ajustar a estudiantes que están haciendo estudios de primaria, en el caso de las pérdidas de ayudas para libros escolares y otros materiales; como para aquellos que ya en estudios superiores deban atenerse a gastos de matrículas, de cursos preparatorios o de materiales específicos para llevarlos a cabo. Es decir, la financiación de la que te hablamos a continuación puede tener diversos órdenes, aunque siempre se va a encaminar al mundo de los estudios en general.

Los que te mostramos en la siguiente lista son los actuales préstamos de las más importantes entidades que se ofrecen tanto a padres con niños en escuelas, institutos o universidades; como a los propios estudiantes en muchos casos que deben contar o bien con un aval, o bien con determinados requisitos.  Así que si en cualquiera de los casos crees que puedes necesitar ese extra, toma nota de los actuales créditos para sufragar gastos en material escolar, libros y matrículas:

  • Supercrédito Consumo de Santander: en este caso lo pueden solicitar estudiantes y graduados con un máximo de 31 años y con un importe total de 30.000 euros. Se puede devolver en un plazo de hasta ocho años y el interés que se aplica está vinculado al euríbor más un diferencial del 9,45%. Hay penalización por cancelación y amortización, y ésta asciende al 1%. 
  • Préstamo Estudios de Banco CEISS: muy parecido al anterior coloca los baremos de la edad y el importe total más bajos. De hecho, como máximo se pueden tener 30 años, la finalidad debe ser material escolar y libros y el importe total no puede superar los 15.000 euros.
  • Crédito Joven de Ibercaja: en este caso la fórmula de comercialización es por internet y solo contempla la financiación para los jóvenes en gastos relacionados con los materiales escolares. Ésta vez no hay comisiones de cancelación ni tampoco por amortización parcial o total. 
  • Crédito para estudios de Banco Sabadell: el interés que aplican en esta entidad para los mismos fines es del 7%, aunque tiene una comisión de apertura del 1,50% y hay compensación de reembolso del 0,50%. Aún así es uno de los mejores porque además ofrece la posibilidad de devolver el dinero solicitado una vez se terminen los estudios ya que cuenta con un plazo de devolución de 10 años y un período de carencia. 
  • Préstamos Estrella Estudios de La Caixa: se trata de la misma dinámica aunque solo se contemplan gastos menores y el plazo de devolución es de solo 11 meses. Como ventaja, los intereses son fijos en este caso.  

Ventajas de este tipo de financiación

En realidad si comparamos cualquiera de las opciones que hemos detallado anteriormente con las más habituales a las que recurrimos en caso de no tenerla presente siempre resultan más costosas que el préstamo entre familiares o amigos, pero mucho menos que si se opta por utilizar las tarjetas de crédito. Y como no se puede abusar de los primeros, que en ocasiones tampoco pasan por su mejor momento, la verdad es que este tipo de financiación me parece de lo más razonable para no llegar tan justo a final del mes o no pagar las consecuencias de entrar en números rojos que al final son mucho más nocivas para la economía doméstica que la planificación que ahora intentamos hacer.

En todo caso, sí que es cierto que los créditos que existen para sufragar este tipo de gastos relacionados con la educación siguen siendo todavía pocos. Aunque se espera que con la eliminación de las ayudas y subvenciones que en muchos casos cubrían buena parte de ellos, es más que probable que la demanda aumente y en ese caso también los bancos intentarán explotar el potencial de esta con nuevos productos relacionados. ¿Has utilizado alguna vez alguno de ellos? ¿Crees que es necesario que se de más financiación a este problema que comienza a ser cada vez más habitual en las familias españolas y en los estudiantes?

Imagen: Fosforix

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...