¿Compensa invertir dinero en estudiar una carrera?

Si estás pensando en estudiar una carrera y no te salen las cuentas, quizás quieras saber si compensa o no estudiar. Hoy lo analizamos con ejemplos bastante descriptivos.

universidad

Hoy más que nunca se habla de los estudios universitarios y de los beneficios que supone tenerlos en un complejo mercado laboral. Sin embargo, si siempre se ha dicho que estudiar compensa y que los puestos de trabajo que se obtienen con una carrera son más estables y están mejor remunerados que los que no requieren de formación, no parece que el mercado de trabajo español recompense de forma importante el esfuerzo y el dinero que se invierte en tantos años de estudio. Los puestos de mileuristas son ya de la mayoría de los trabajadores y los licenciados no se salvan.

Si el término mileurista nació en un momento de crisis en el que los salarios comenzaron su caída e implicaba que no se podía vivir con semejante remuneración, más adelante pasó a ser casi un incentivo para empezar a considerar “decente” un puesto de trabajo. Así, viendo que también había ofertas de esas en las que se contrata por horas y apenas alcanzan para los gastos asociados al transporte y al pago de la comida si se echan bien las cuentas, cobrar 1000 euros al mes en un empleo más o menos estable se convirtió en el sueño de muchos.

En el blog En Naranja hacen un estudio pormenorizado acerca de la rentabilidad que supone tener estudios universitarios. Sin embargo, desde A Fin de Mes quiero expresar que no acaban de convencerme dichos resultados. Aunque es cierto que son datos objetivos porque se toma como referencia la media de salarios de personas que están contratadas en un puesto para el que se requieren estudios universitarios, y la media que cobran aquellos que no tienen formación, no se tienen en cuenta los universitarios que trabajan en puestos en los que están sobrecualificados, ni los que están en el paro, ni tampoco aquellos que tienen contratos formativos que duran años. Por lo tanto, no es oro todo lo que reluce.

Pero….estudiar ¿Compensa o no compensa?

En países en los que el acceso a la universidad es una cuestión mucho más compleja que en España, y en los que la desigualdad se da en muchos casos por los estudios que se tienen, sí que es cierto que los salarios de los trabajadores con formación universitaria superan por mucho el de aquellos sin cualificación. Un ejemplo claro se da cuando se contemplan los salarios mínimos básicos y los salarios mínimos que se cobran con formación. El caso español ha sufrido en los últimos años una descompensación brutal por la crisis y por el alto desempleo. A ello hay que sumarle que tenemos más universitarios que nunca.

La oferta supera a la demanda y, al mismo tiempo, esa oferta no encuentra donde colocarse por lo que reduce sus expectativas. En el lado contrario de la balanza, oficios que no requieren de carreras universitarias tienen déficit de trabajadores con conocimientos del sector. Por eso los salarios de estos colectivos tienden a subir frente a unos sueldos para licenciados que caen en picado. Visto así, podría parecer que no compensa estudiar una carrera. Son entre 4 y 5 años de gasto, perdiendo los ingresos que se tendrían si ya se estuviese en el mercado laboral. Sin embargo, es mucho más complejo que todo eso. Descubre por qué en el siguiente párrafo.

Una nueva forma de trabajar

El mercado laboral se está moviendo hacia nuevas figuras que hasta la fecha no se conocían y el profesional freelance empieza a repuntar como una oferta que hasta ahora era meramente residual. Las perspectivas de trabajo futuras indican que cada vez se necesitarán menos trabajadores sin formación y más trabajadores bien formados y expertos en sus campos. Más trabajo mental que trabajo manual, el cual hacen cada vez más a menudo las máquinas. Es por eso que invertir en educación, aún pese a la triste realidad actual del mercado español sí que sigue siendo rentable. Quizás no en el corto plazo, quizás no a primera vista, pero sí para un futuro que más tarde que pronto acabará llegando. En una economía globalizada suponer que España va a quedar excluida de lo que ocurre en otros países industrializados no tiene sentido, y en ellos ya se ha dado este cambio. Por eso, si te decepciona la suerte de algunos conocidos licenciados y por eso te estás planteando no estudiar, mi consejo es que, si tienes la posibilidad de hacerlo, no lo dudes.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...