5 alternativas para financiar un master

Los master pueden ser una formación realmente costosa. Hoy te mostramos alternativas de financiación para tus estudios superiores.

master

Estudiar y formarse. Ésa es la máxima con la que ha crecido mi generación y la que nos sigue. Sin embargo, muchos de ellos han perdido la esperanza de encontrar un empleo digno, y por lo tanto, también la de seguir estudiando para alcanzarlo. Lo cierto es que yo tengo claro que no hay que seguir estudiando por estudiar. Las especializaciones deben ser eso, unas clases para ser expertos en algo. En el mercado actual hay mucha paja que no va a abrirte puertas laborales, por eso debes seleccionar muy bien el master que quieres estudiar para asegurarte un mejor futuro.

Ahora bien, aún teniendo claro cuál es el master que quieres estudiar, no siempre se cuentan con los recursos económicos para hacerlo. Por eso hoy quiero hablarte de algunas alternativas que te ayudarán a buscar la financiación que necesitas. Incluso contemplando opciones que podrías no haber valorado y que pueden ser, en la práctica, mucho más económicas a las que inicialmente tenías en mente. ¿Estás decidido a completar tus estudios universitarios superiores? ¡Pues toma nota de lo que te contamos a continuación!

¿Cómo puedo pagarme un master?

La opción de las becas es siempre la primera que se tiene en cuenta. Los préstamos son los siguientes a considerar en la escala de encontrar financiación para un master. Pero, ¿no hay nada más? En realidad sí. Por un lado, la posibilidad de estudiar en otro país, dónde cueste menos. Por otro, la de solicitar becas internacionales que no habías contemplado en este momento al centrarte únicamente en España. Ya por último, muchas empresas pagan a sus empleados los estudios superiores para que sean los mejores especialistas..

  1. Becas: es la opción número uno para cualquiera que quiera estudiar un master. En todo caso, intentar conseguir las del Ministerio de Educación y las propias de tu comunidad no te debería frenar. Revisa otros organismos, porque a veces se convocan ayudas desde ellos y tienen además menos competencia.
  2. Préstamos: los préstamos bancarios o de familiares son siempre una opción a tener en cuenta, tanto si se obtiene la beca (para poder pagar la manutención), como sino (para financiar todo el coste). En A Fin de Mes hicimos hace poco una lista de los créditos pensados para estudios que se ofrecen en el mercado bancario español. Te recomiendo que le eches un ojo.
  3. Elegir una universidad extranjera con tasas asequibles: recalco esta opción porque fue lo que yo hice. La cifra de entorno a los 18.000€ que me costaba un master en España me parecía excesiva a todas luces. Con buenos conocimientos de inglés y de italiano me puse a buscar en universidades con ese idioma como oficial y terminé en Florencia. ¿El coste de un master en Comunicación Corporativa y Publicidad allí? Pues 4800€ que no tuve que pagar porque me concedieron la beca.
  4. Buscar becas internacionales: muchos estudiantes buscan las becas clásicas, las del Ministerio de Educación y las de sus respectivas comunidades autónomas. Sin embargo, si te planteas estudiar fuera, al menos dentro de la Unión Europea, tienes acceso a los mismos recursos que los nacionales del país que elijas. Por lo tanto, las opciones de obtener el 100% de la financiación por esta vía se multiplican. Pueden asesorarte en los gabinetes para estudiantes extranjeros de las universidades, aunque Internet es un gran medio para enterarse de todo.
  5. Obtener un master a través de tu empresa: son muchos los que empezaron a trabajar y se quedaron con las ganas de hacer un master. Anualmente, las empresas cuentan con unos fondos que deben financiar formación de los empleados. Muchas veces, se gastan en recursos nada prácticos y poco útiles para ambas partes. Si tú ya tienes empleo, pero quieres seguir aprendiendo, plantéate consultarlo con tu empresa. Puede que la respuesta sea positiva y te salga completamente gratis.

Como ves, no es un camino de rosas, pero opciones para financiar un master hay varias. Eso sí, aunque resulte repetitivo, te aconsejo que analices bien si realmente esos estudios superiores son los que necesitas, así como si se adecuan lo suficiente al mercado laboral como para que te merezca la pena la inversión. Y por último, te recomiendo que elijas aquellos en los que las prácticas en empresas sean obligatorias. Así empezarás a tomar parte del mercado laboral y a hacer crecer tu lista de contactos a los que llamar más adelante.

Foto: © diego_cervo

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...